Cargando contenido

“Venga y le muestro cómo están los niños”, dice Revelio Isaramá, gobernador indígena Embera Chamí. La imagen es desgarradora.

Basurero en Bahía Solano, Chocó.
Carolay Morales/RCN Radio.

Aún tengo la imagen de dos niños indígenas: sus cabezas llenas de granos de color verde. Respiro profundo y me lleno de valor (o al menos eso es lo que creo que siento) para registrar esta historia.

Llego a Bahía Solano (Chocó) un miércoles en la tarde. El objetivo es hacer un reportaje sobre la visita de las ballenas jorobadas que por esta época visitan las tibias aguas del Pacífico colombiano.

Para verlas, es necesario trasladarse desde el aeropuerto José Celestino Mutis hasta el corregimiento El Valle. El recorrido tarda una hora y el camino, en su mayoría, es una trocha.

Más enMOE advierte alto riesgo de trasteo de votos en regiones de economía extractivista

Unos 20 minutos después nos llama la atención un basurero en medio de las montañas y de los sonidos de los animales exóticos que hay en esta selva chocoana.

Niños indígenas en Bahía Solano, Chocó.
Carolay Morales/RCN Radio.

Le pido a don Antonio Ricaurte, el conductor y habitante de la zona, que pare. Dice que “ese botadero de basura cada día está peor porque pasan las administraciones de los alcaldes y no se hace nada”.

El botadero está tapado “inútilmente”, dice Antonio, con latas de zinc, pues “la basura es tanta que a veces llega hasta la carretera”.

Además al lado del basurero, a unos 10 metros, queda la quebrada Anjiá. “El agua todavía se ve cristalina, pero no sirve. Está contaminada por los lixiviados (líquido que resulta de las basuras)”, cuenta.

“Y eso no es todo”, añade.

Muy cerca del botadero y de la quebrada hay una comunidad indígena. “Ellos por obligación deben consumir de esa agua y vivir cerca al basurero”, afirma Antonio.

Antonio Ricaurte, habitante de Bahía Solano.
Carolay Morales/RCN Radio.

Continuamos el recorrido porque don Antonio lleva otro pasajero. Llegamos a El Valle, un pueblo acogedor y tranquilo que se mezcla con las distintas culturas. Incluso, el panorama es tan diverso que en uno de los baños del hotel hay un letrero en francés que se lee:

S'il vous plaît ne jetez pas de sable dans l'évier (Por favor no arrojar la arena en el lavamanos) 

Decenas de turistas franceses, españoles, alemanes  y nacionales llegan encantados por el paisaje y la cultura chocoana.  Sin embargo, la basura también hace parte de este panorama. En la playa del río El Valle se ven por doquier las botellas plásticas, de vidrio, empaques de frituras, de icopor.

Más en: Todo nos llega tarde: 90 años de la radio en Colombia

Hemos visto muchas tortugas muertas porque ellas se comen el plástico y el icopor (…) Esta basura no solo la producimos acá, también hemos visto que el mar nos está haciendo llegar la basura de distintas partes del mundo”, cuenta Yaneth Rivas, habitante de la zona.

Yaneth hace parte del Consejo Comunitario de Bahía Solano y asegura que “hemos venido advirtiendo durante años sobre esta problemática porque no solo nos afecta a nosotros directamente sino a todos, porque acá tenemos una rica biodiversidad única en el mundo que se perjudica”.

Emilse Caisamo, integrante también del Consejo, pide “que cuanto antes se dé una solución a las basuras y se aumenten las charlas educativas tanto a la comunidad como a los turistas sobre el reciclaje”.

Basura en la playa del río El Valle, Bahía Solano, Chocó.
Carolay Morales/RCN Radio.

Salimos de El Valle un viernes en la mañana para regresar a Bahía Solano. Don Alegría, otro conductor, se ofreció a ayudarme para llegar hasta la comunidad indígena que vive cerca al basurero, pues algunos contaron que ellos no reciben muy bien a los extraños.

Volvemos a ver el basurero y a unos 20 metros, por un sendero, está la comunidad indígena Embera Chamí. Cuando llegamos con Alegría, a quien ya conocen y saludan, citan a una “reunión urgente” porque “es un político”, grita uno de ellos.

Intento aclarar que no vengo a hacer “política”, que soy periodista pero ellos me siguen mirando con desconfianza. Les cuento a qué vine y de lo impactada que estoy por el basurero que contamina una quebrada y les pregunto finalmente si puedo entrevistarlos en cámara.

Comunidad indígena Embera Chamí en Bahía Solano, Chocó.
Carolay Morales/RCN Radio.

Durante unos diez minutos, unos cinco hombres hablan y resuelven que sí.

“Venga y le muestro cómo están los niños”, dice Revelio Isaramá, segundo gobernador indígena y aparecen dos niños de unos seis y ochos años con sus cabezas llenas de granos. Uno de ellos los tiene de color verde. La imagen es desgarradora y se me retuerce el estómago.

“La mayoría de los niños tienen granos, diarrea, vómito. Hace unos meses se murió una niña como de un año por esto”, cuenta.

De interésSan Andrés, paraíso en el Caribe amenazado por inseguridad y delincuencia

Revelio nos muestra la quebrada Anjiá, contaminada por el botadero de basuras, y dice que con esa agua comen, lavan los platos y la ropa.

"Cuando uno lava la ropa y se la pone, de inmediato siente uno como una piquiña”, comenta.

Revelio Caisamo, segundo gobernador indígena Embera Chamí.
Carolay Morales/RCN Radio.

La comunidad Embera Chamí llegó a este lugar hace unos cincos años producto de la violencia en el Bajo Baudó (Chocó). En este momento viven 70 personas, de ellas, 40 niños.

“En esta época viene mucha gente, sobre todo a hacer política, pero nadie nos ayuda con lo del basurero”, afirma. Mientras conversábamos, llegaron dos motos y cuatro personas.
 
Les traje unas camisetas muy bonitas y los invito a comer un marrano el otro fin de semana. ¡La vamos a pasar bien!”, dice un candidato por la Alcaldía de Bahía Solano a la comunidad indígena.

Más informaciónBetty Garcés y cómo la música hace renacer a una víctima del conflicto

Salimos del lugar y buscamos a la alcaldesa de Bahía Solano, Liliana Ortíz. A ella le preguntamos cuándo podría estar listo el proyecto para el manejo de los residuos en el municipio.

Haces unas muy preguntas muy necias. Tú debes saber que uno hace la presentación de los proyectos, logra conseguir los estudios y diseños y toca esperar a que sea aprobado por el ministerio de Vivienda. No te puedo decir que para el otro año estará listo porque sería desinformar”, sostuvo.

Al consultarle por lo que pudieran ser las graves enfermedades para los niños y los adultos, debido a la contaminación del basurero, respondió:

“Si has puesto cuidado a las noticias que salen de Bahía Solano, vuelo y lo repito, sabrías que somos la primera administración que le hemos puesto la cara a esta problemática. Los indígenas que se encuentran al frente del basurero ya les hemos hecho toda la asistencia. La hemos hecho tan visible que vienen de otras partes a ayudarnos con ellos, con brigadas, por ejemplo, del Ejército”, sostuvo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido