Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Yamile Zapata, Mecánica de buses de Transmilenio
Yamile Zapata, Mecánica de buses de Transmilenio
Cortesía: Somos U S.A.S.

Yamile Zapata es una mujer que incursionó en un mundo que entre prejuicios se considera exclusivo para el género masculino.

Fue un poco difícil, pero no imposible”, dijo al asegurar que se ganó a pulso su credibilidad en el gremio de la mecánica. 

Yamile es una de las personas encargadas de poner a punto los buses de Transmilenio: un trabajo pesado, fuerte, agotador y en el que hay que ensuciarse las manos.

Aseguró que tiene “una relación muy armoniosa con sus compañeros, porque logró hacer equipo y de paso, pudo revaluar prejuicios de unos pocos.

Algunos hombres que habían sido un poquito machistas, se podría decir, han cambiado su percepción”, dijo Yamile.

También en Bogotá: El barrio bogotano que colapsa por el agua 

Audio

(Audio) Yamile, la mecánica de Transmilenios.

0:27 5:25

Su cargo es de supervisora de Mantenimiento para la empresa Suma SAS en el Portal de Usme, en el sur de Bogotá, es decir, no solo es mecánica sino la "dura" de la mecánica, con 60 personas a su cargo y la única mujer del equipo “y es un honor decirte que amo lo que hago, amo lo que todos los días desempeño.

Su pasión por la mecánica es compartida por muchas mujeres más, que aún no se deciden a enfrentar los estereotipos “y demostrar que las mujeres también hacemos muchísimas cosas, además de las labores domésticas o los temas de oficina”.

Lleva 13 años en este concesionario de Transmilenio y comenzó adentro de los buses, pero no en la mecánica. Ha hecho la carrera completa.

Empecé lavando los carros en los turnos de noche”, una labor difícil y contrarreloj, pero no se quedó allí.

Más información: Develan toda una mafia alrededor de la identidad en Colombia: así opera.

Se capacitó en pintura “entonces ya no lavaba carros, sino que los pintaba” y recordó lo agradable que fue renovar los techos de los buses, atada a una línea de vida, otra labor exclusivamente masculina.

Posteriormente estudió en el SENA y precisó que después del trabajo “salía de noche a estudiar hasta las 12 de la madrugada”, para graduarse como técnica. Su talento le permitió llegar a ser inspectora. Luego empezó a estudiar Ingeniería mecánica “y pues ahí voy”, dijo con humildad.

Otras noticias: Los habitantes de Suesca frente a su laguna marchita.

Hoy como supervisora, está en el mismo patio donde hace un tiempo lavaba autobuses. Sobre sus hombros tiene el compromiso de dejar en condiciones óptimas estos vehículos que recorren a diario 250 Kilómetros, la distancia que hay entre Bogotá y Doradal en Antioquia.

Detrás de los buses hay 33.000 personas que trabajan para que el Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá funcione. Con su labor, Yamile mantiene la seguridad de los buses a la vez que vence estereotipos sin fundamento, sobre los supuestos roles femeninos y masculinos.

Lea más: Así enfrentan el trancón los habitantes de la Sabana de Occidente

“Sí, es una responsabilidad muy grande, un compromiso que uno adquiere”, porque es consciente que el sistema transporta cerca de 2 millones de personas a diario “y en medio de todo, también transporta a mi familia”, constituida por dos hijas y su esposo.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.