Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

ZOOXXI
El proyecto fue aprobado en Barcelona, para proteger a los animales y hábitat del planeta
Imagen de uso libre- Px Here

Dos Parques zoológicos de Cundinamarca, El Santacruz y el Wacatá sufren la peor crisis de su historia, la cual podría poner en riesgo a sus animales. Se trata de un fenómeno generalizado en estos lugares de protección por cuenta de la pandemia

Escondido las montañas de Cundinamarca está el zoológico Santacruz, a una hora de Bogotá, hoy más solitario que nunca.

Investigación: Desnutrición infantil, una pandemia curable que se volvió crónica en Colombia

Mi nombre es Camilo Mendoza, médico veterinario la Fundación Santacruz a cargo de los 780 animales que albergamos y la verdad, estamos muy preocupados”, dijo.

El lugar funciona dentro del bosque de niebla cercano a San Antonio del Tequendama, en un predio al que no se le ha pagado arriendo desde hace cinco meses.

Audio

[AUDIO] Así padecen los zoológicos más de 5 meses de cuarentena

0:27 5:25

Esos meses de cuarentena los han llenado de incertidumbre pues “El mantenimiento del zoológico está alrededor entre 200 a 250 millones de pesos, esto para mantener a los animales en perfectas condiciones”.

Decimos que el zoológico está solo, pero de visitantes, aunque el restaurante, la taquilla y el kiosko de regalos no están en funcionamiento, adentro, unas 30 personas con Juan Camilo, trabajan en él cada día.

“Él es nuestro hipopótamo macho, es un individuo juvenil, come diariamente 50 kilos entre pasto de corte, concentrado, lechuga, zanahoria y patilla, pues esto nos implica un gasto económico alto para mantener un animal de estos”, dijo el veterinario.

Más en: La travesía del carabinero García para salvar a "India", su compañera antinarcóticos

Esos trabajadores viven su vocación en medio de la precariedad, porque deben mantener sanos y alimentados a animales que han sufrido tráfico, animales con un pasado lamentable, pero hoy lo hacen con recursos contados. Recogen residuos, llevan y traen comida, administran medicamentos.

Frente al hábitat artificial de una tigresa, mal llamada albina, Camilo describe que “Ella es Milka, nuestra tigresa blanca, es un animal que semanalmente come aproximadamente 70 kilos, entre carne, vísceras, pollo y hueso, son dietas que obviamente nos representa un alto costo”.

[VIDEO] Así sobrevive el zoológico Santacruz

En la entrada de los zoológicos del país, se ha descolgado el cartel de las tarifas, el Santacruz, como la gran mayoría, ha recibido dinero durante la cuarentena, por donaciones, y sus trabajadores lo agradecen, pero mantener a más de 700 animales salvajes representa una fortuna.

En contraste “La ayuda Estatal ha sido muy poca. Ha sido alrededor del 3% de lo que gastamos mensualmente” .

Hasta hoy en Colombia los zoológicos han sobrevivido por la caridad y en el caso del Bioparque Wakatá, de los ahorros que tenían y hoy, de préstamos bancarios.

Héroes de la pandemia: Del consultorio a la selva: el médico que dota a sus colegas de elementos de protección

Catalina Catalina Rodríguez Álvarez, Directora del bioparque perteneciente al Parque Jaime Duque, aseguró que “En este momento pues, la verdad, las reservas ya están agotadas. Ahorita lo que estamos haciendo es subsistiendo con préstamos que hemos pedido a las entidades bancarias, que por fortuna el estado muy abiertas a apoyarnos, pero pues esa es la situación”.

Catalina puntualizó que “Los gatos de bioparque, mensuales son de 200 millones de pesos”. 

Contrario a lo que se cree, casi todos los animales que hoy por hoy están en los zoológicos han sido, en el pasado, víctimas de tráfico de fauna o de malos tratos en circos, no son sitios de reclusión sino de cuidado de individuos que no son aptos para ser liberados.

“El Bioparque Wakatá cuenta en este momento con más o menos 600 individuos de 120 especies diferentes. Por ejemplo tenemos leones, tenemos hipopótamos, tenemos jaguar, tenemos primates, tenemos osos, tenemos cóndores, guacamayas, serpientes y lagartos”, enumeró Catalina.

Entretanto, el icono del SantaCruz es John, un oso de anteojos viejo, alimentarlo requiere de un suplemento costoso.

Ecología: Las abejas siguen silenciándose, no paran las muertes

“Dado que es un animal geriátrico, pues le damos todos los cuidados necesarios, como una alimentación balanceada, la cual se suplementa con Ensure”, dijo Juan Camilo, mientras lo acaricia dándole su comida.

Y lo que puede pasar de aquí a uno mes es que “Nos veamos en la obligación de tener que decidir entre el pago a nuestros sueldos y la compra de los alimentos”.

Cultura: Más de 100 días sin museos: la cultura confinada.

Para ellos en realidad no hay nada que escoger: “siempre va a ser una prioridad para nosotros alimentar a nuestros animales, pero  lastimosamente podría llegar a darse la situación de que ni siquiera tengamos para la compra de estos alimentos”.

Es por eso que el profesional hizo un llamado angustioso a la solidaridad: “De verdad le pedimos una ayuda a todas las personas naturales que quieran seguir participando en nuestra campaña de donaciones, de nuestros recorridos virtuales”.

Si está interesado en donar, o contratar un recorrido virtual, para la manutención de los animales del Parque Zoológico Santacruz, las instrucciones están en la página web www.zoosantacruz.org, igualmente puede hacerlo al Bioparque Wakatá en www.parquejaimeduque.com,  donde también puede apadrinar a un animal.

También puede hacerlo en el zoológico de su preferencia. La muestra de estos dos zoológicos evidencia la estrecha y desesperada situación de casi todos los demás zoológicos del país: No viven la cuarentena, tratan de sobrevivirla.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.