Cargando contenido

El ministro de Salud dice que durante su enfermedad nunca contempló la eutanasia porque no estaba en una fase terminal.

Ministro de Salud, Alejandro Gaviria
Ministro de Salud, Alejandro Gaviria en RCN Radio.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, en entrevista con Yolanda Ruiz de RCN Radio relató una etapa difícil que vivió durante su tratamiento para enfrentar el cáncer de Linfoma no Hodgkin que le fue diagnosticado a mediados del año pasado.

Gaviria contó que en el mes de septiembre sufrió la etapa más difícil cuando terminó su quinta sesión de quimioterapia. "Estaba muy débil y había perdido mucho peso" y le descubrieron una infección bacteriana que le llegó a la sangre.

 

Comencé a temblar de manera muy fuerte, algo que yo nunca había sentido. Tuve unos signos vitales muy complejos, estuve al borde de la muerte

Ministro Alejandro Gaviria

 

"Tuve un choque séptico muy delicado, recuerdo que le dije a mi esposa váyase para la casa a estar con el niño, yo voy a estar bien, cualquier cosa la enfermera te llama. Estaba solo a media noche y comencé a tener tembladera y tuve un ritmo cardíaco por encima de 200", indicó.

Semanas después, relata que mientras recibía unos antibióticos, llegó un médico a su casa, donde tuvo que ser atendido porque en la clínica podría haber adquirido cualquier otra bacteria. "Cuando vio mi historia clínica, el médico me dijo usted estuvo más allá que acá".

El ministro sostuvo que su enfermedad le mostró una perspectiva diferente de la vida y que nunca pensó en practicarse la eutanasia porque no era un paciente terminal. Sin embargo, dice que dejó instrucciones a su familia para que le realicen dicho procedimiento de llegar a tal punto.

Gaviria indicó que aunque no ha sido determinado por sus médicos como paciente libre de cáncer, ha pasado a darse gustos diferentes a los que tenía antes de su enfermedad y a realizar cosas que en su momento dejó pendientes por dedicarse al trabajo.

“Yo era una persona que me subía todos los pisos del Ministerio de Salud caminando, comía fruta dos veces al día, no me fumaba un cigarrillo y resulté con cáncer; ahora, aunque me sigo cuidando, ya me doy lo que se pudiera calificar como ‘ciertas licencias, me he dedicado a vivir un poco más”, dijo el funcionario.

El ministro de Salud sostuvo que una de las cosas que más le llamó la atención durante este proceso fue las desigualdades en la atención por parte del sistema de salud recaen en la minoría del total de los pacientes con cáncer, aunque las calificó como graves y resaltó que no se pueden seguir presentando.

“El promedio de atención para pacientes con cáncer, según las cuentas de alto costo que yo mismo revisé, es de 20 días, a mí me atendieron en 15, algo que tampoco indica una gran desigualdad; pero hemos visto varios casos en los que el paciente ha tenido que esperar hasta 120 días”, dijo el funcionario.

Audio

0:27 5:25

Encuentre más contenidos

Fin del contenido