Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Hospital
Estas bacterias pueden transmitirse a través de catéteres, ventiladores o vías centrales dentro de hospitales.
Ingimage

La higiene y desinfección en las clínicas y hospitales son un tema manejado con rigurosidad en el mundo por tratarse de ambientes en los que se protege la salud y vida de las personas

Es por esto que las entidades de Salud trabajan constantemente para atacar los virus y bacterias que se encuentran en estos ambientes por el frecuente flujo de personas con diferentes patologías. 

Sin embargo, aunque el trabajo de desinfección a través de rigurosa limpieza y uso de desinfectantes ha logrado disminuir y alejar las bacterias en el ambiente, hay algunas que a través del tiempo han desarrollado inmunidad a los componentes con los que se les ha exterminado.

Estas llamadas superbacterias se han vuelto más resistentes a elementos como el alcohol, principal componente utilizado en hospitales para desinfección

Un estudio realizado en Australia por expertos de la Universidad de Melbourne reveló que ciertas superbacterias se están volviendo cada vez más resistentes a los desinfectantes, especialmente los usados para lavado de manos y que están hechos a base de alcohol, una situación que ha provocado que las infecciones aumenten

El análisis publicado en la revista Science Translational Medicine, señala que la bacteria llamada Enterococcus Faecium, la cual se aloja en el intestino, ha presentado un aumento en centros hospitalarios, donde se combate del ambiente a través de desinfectantes

Según los investigadores, esta bacteria tiene tal presencia en el ambiente que puede transmitirse a través de catéteres, ventiladores o vías centrales dentro de los hospitales. 

El informe presentado alerta que pese al uso constante de desinfectantes con alcohol, las infecciones de E. Faecium (que también es resistente a los medicamentos) han aumentado y "representan una de las principales causas de infecciones adquiridas en los hospitales". 

La preocupación en el ámbito de la salud es que esta bacteria -que pareciera estarle ganando la lucha a los hospitales y aumentando un problema de salud mundial- sería la responsable de causar un tercio de las infecciones por enterococos que se registran en Australia, con el agravante de que el 90% de estas desarrollaron resistencia a los antibióticos como ampicilina y vancomicina

El proceso para tratar estas bacterias también ha representado un aumento en los costos ya que los hospitales han tenido que adaptar salas de aislamiento, incluyendo camas y aparatos médicos sólo para ese paciente, ente la dificultad de exterminarlas con desinfectantes. De igual forma se ha hecho necesario cambiar los protocolos de limpieza por unos especializados, entre otros recursos. 

El comportamiento y propagación de esta bacteria fue analizado a través de muestras bacterianas tomadas de dos hospitales en Melbourne (Australia), desde 1997 a 2015.  

Una de las conclusiones del análisis a las muestras es que "los aislamientos recolectados después de 2009 fueron, en promedio, más tolerantes al alcohol en comparación con las bacterias tomadas desde antes de 2004". 

La investigación aclaró que la resistencia que ha desarrollado la bacteria consiste en que dura mayor tiempo en eliminarse tras ser atacada con alcohol, lo que quiere decir que el componente usado en hospitales da un tiempo suficiente de tolerancia para que esta bacteria "escape de la muerte y cause infección". 

Asimismo, los investigadores insistieron en que los hospitales no deben dejar de usar desinfectantes, así sean a base de alcohol, sino por el contrario reforzar la higiene y recurrir a más métodos de limpieza

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.