Cargando contenido

La periodicidad de lactancia resulta determinante para obtener buenos resultados.

Qué hacer para aumentar la producción de leche materna
Ingimage

La producción de leche humana se da de acuerdo con un proceso perfectamente diseñado por la naturaleza para garantizar la supervivencia de nuestra especie por medio de la alimentación del recién nacido que, según las autoridades sanitarias, debe darse de manera exclusiva durante sus primeros seis meses de vida. 

Una de las preocupaciones más frecuentes de las nuevas madres es si sus bebés están recibiendo suficiente leche y con la periodicidad adecuada. Este último factor, aunque no parezca, resulta determinante en la producción de la leche materna, pues como explica la Liga de la Leche Colombia, "entre más leche se saque, más leche se produce". 

En condiciones normales, cualquier mujer está en capacidad de producir toda la leche que su bebé necesita, pero sí es cierto que entre más tiempo le dedique a esta práctica mejores serán los resultados.  

"La lactancia materna es un sistema perfecto que trabaja bajo la ley de la oferta y la demanda. La clave entonces radica en permitir que el bebé se alimente con la frecuencia, intensidad y duración que lo necesita, y que la madre logre una buena técnica para que el agarre sea adecuado y por lo tanto la succión sea efectiva", aseguran desde la organización.  

Lea también: Consejos para que la lactancia materna no sea dolorosa

La cantidad de leche materna irá aumentando a medida que el bebé crezca y se incrementen sus demandas de alimento, lo que permitirá que, de manera natural, los pechos produzcan más leche en la medida que el bebé pida más.   

Sobre el tiempo de lactancia, la Liga explica que un bebé debe alimentarse al menos entre ocho a doce veces en 24 horas y es él quien determina la duración de la toma. 

Si bien esta práctica debería darse de manera natural y sencilla en la mayoría de los escenarios, en caso de que la producción de leche sea baja, la Liga de la Leche Colombia recomienda: 

- Comprimir el pecho para mantener el interés del bebé y facilitar la salida de la eche. 

- Alimentar al bebé solo con leche materna, sin complementar con fórmula, para mantener una buena producción de leche. 

- Revisar la posición del bebé y el agarre al pecho, de manera que se asegure que la leche fluya hacia él. 

- Complementar, si es necesario, con leche extraída de la madre, usando un relactador casero, que la misma madre puede fabricar en casa. 

- Aumentar el estímulo mediante la extracción manual o con sacaleches. 

- Aumentar el contacto piel a piel de la madre y su bebé. 

- Intentar relajarse, descansar, tener ayuda en casa y buena nutrición para la madre. 

- Acudir a un grupo de apoyo en lactancia materna. Es indispensable recibir información y apoyo sobre el tema.  

Si en dado caso el bebé toma bien el pecho, pero la madre experimenta problemas con la salida de leche, Unicef por su parte recomienda hacer masajes en el seno en la zona donde se encuentran los alvéolos y los conductos lactíferos, así como aplicar compresas de agua tibia. También puede frotar suavemente el pecho desde la parte superior hasta el pezón de manera que le produzca cosquilleo y tomar mucho líquido. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido