Cargando contenido

La clave está en tener una buena posición y lograr un adecuado agarre por parte del bebé.

Consejos para lactar mejor
Ingimage

Lactar es una de las actividades más especiales para la madre, no solo por la conexión y vínculo que logra con su hijo, sino también por los beneficios que esta le brinda al bebé.  

Esta práctica representa un momento natural y muy significativo, por lo que debe darse en las mejores condiciones, tanto para la madre como para el hijo. En teoría, esta práctica no debería ser dolorosa o incómoda, pero son muchas las madres que experimentan sensaciones negativas cuando alimentan a su bebé. 

Dolor o grietas en los pezones son algunos de los problemas que enfrentan madres a la hora de amamantar, situaciones que pueden evitarse y tratarse siguiendo algunos consejos.  

Según asegura la Liga de la Leche Colombia, “la lactancia materna durante la primera hora de vida ha demostrado ser una estrategia que, además de salvar millones de vidas, permite aprovechar los reflejos naturales de succión de los bebés, que están más activos después del nacimiento, de manera tal que es posible lograr desde el inicio del amamantamiento un buen agarre y con esto reducir las posibilidades de que la madre presente molestias".  

La clave del éxito, de acuerdo con recomendaciones de la misma organización, está en tener una buena posición y lograr un adecuado agarre por parte del recién nacido. Para esto es importante que la madre encuentre una postura cómoda para amamantar y, luego, la posición del bebé en la que se debe garantizar que el cuerpo del lactante esté en contacto con el de la madre y de cara a ella. (Lea también: Esto es lo que sucede en el cerebro del bebé cuando es amamantado

Existen varias posiciones que propician una mejor lactancia, como la ‘reclinada’, en la que los instintos y reflejos del bebé lo ayudan a arrastrarse hacia el pezón, y la de ‘caballito’, la cual logra un buen agarre al pecho, ha evidenciado la Liga de la Leche Colombia.    

Por su parte, la Sociedad Colombiana de Pediatría y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) presentan en su libro ‘Empezar una nueva vida’ otras posiciones que permiten lactar mejor.  

- Madre sentada y bebé acunado: “el bebé se ubica frente a la madre a la altura de los senos y su abdomen se apoya sobre el de la madre, mientras que el brazo de ella brinda soporte al cuerpo y a la cabeza del bebé”. 

- Posición cruzada: “la madre sentada acuesta al bebé sobre un cojín para levantarlo a la altura de los senos. Con la mano libre se ofrece el pecho, mientras con la otra sostiene la cabeza del bebé sobre la palma de su mano”.  

- Balón de fútbol americano: “en esta posición se ubica al bebé debajo del brazo del lado que va a amamantar, con el cuerpo del bebé rodeando la cintura de la madre. Ella maneja la cabeza del bebé con la mano del lado que amamanta, tomándolo por la base de la nuca”. 

- Acostados frente a frente: “la madre se acuesta de espalda y el bebé se recuesta juntando su abdomen con el de ella. La madre sostiene la frente del bebé con su mano, de manera que éste pone la boca sobre el pezón y la areola”. 

El buen desarrollo de la práctica depende mayormente del agarre y la madre puede verificar que este y la succión del bebé son adecuados con las siguientes señales que explica la Liga de la Leche Colombia: la boca del bebé está bien abierta, labios evertidos (los labios hacia afuera), nariz y barbilla tocan el pecho, no se escuchan chasquidos al amamantar y el bebé no forma huecos en sus mejillas. Cuando un bebé está agarrado correctamente la madre no debe sentir dolor. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido