Cargando contenido

La lactancia materna fortalece el vínculo entre madre e hijo y brinda variados beneficios.

La lactancia materna y el momento de conexión entre madre e hijo
Ingimage

Amamantar representa un momento muy especial de conexión entre madre e hijo y fortalece el vínculo que se crea entre los dos.  

Existe evidencia científica que muestra que la lactancia materna genera apego y empatía, lo que hace que el niño tenga más probabilidades de ser un adulto seguro, tranquilo y emocionalmente equilibrado por cuenta de la cercanía que genera con su madre.   

El fortalecimiento de este vínculo tiene un componente físico que lo hace posible; no solo la unión piel a piel propicia el momento, sino también el puro momento de la alimentación. Cuando el bebé succiona el pecho, el cerebro genera oxitocina, conocida también como la hormona del amor, la cual, además de ser definitiva en la producción de la leche, genera sentimientos positivos en la madre como amor hacia su hijo, felicidad y relajación cuando lacta. 

Esto no significa que una madre que no lacta no pueda generar un vínculo con su bebé, explica Alejandra Moreno Porto, psicóloga educadora de lactancia y de trabajo de parto y posparto. Claro que puede hacerlo al alimentarlo con amor y con cuidado, al protegerlo, al atenderlo; lo que sucede es que sí hay algo especial en ese contacto piel a piel y en la lactancia. De hecho, la experta precisa que la lactancia está diseñada biológicamente para que sea placentera. 
 
"La lactancia trae muchos beneficios, trasciende la parte física y crea un vínculo. Todos los mamíferos amamantan y es porque hay algo ahí en el contacto. La teta no es solo comida, yo diría incluso que es un 50% comida y el otro 50% es ese apego, ese contacto, esa piel con piel", afirma la psicóloga.  (Lea también: ¿Qué tiene la leche materna que la hace tan beneficiosa para el bebé?) 
 
Con la lactancia el bebé no solo recibe amor, protección, calor y alimento; la madre, por su parte, recibe beneficios emocionales. 
 
"Es un vínculo muy fuerte, es algo que a una mamá le da una sensación muy fuerte de capacidad con su hijo, su leche es la que hace que él esté bien, eso genera un vínculo fuerte con un bebé", explica Moreno. Sin embargo, precisa que no se trata solo de la lactancia, también es muy importante todo el amor que se le dé al bebé, el cuidado y la protección.  

Cuando amamante a su bebé tenga en cuenta estas acciones, que refuerzan la práctica y el vínculo que se crea:   
 
• Mírelo a los ojos. 
• Responda las miradas de él. 
• Háblele suave. 
• Préstele atención. 
• Olvídese del celular. 
• Busque un lugar donde se sienta tranquila. 
• Esté realmente presente en el momento. 
• Sienta que además de alimento, también está dando amor y recibiendo amor. 
• Recuerde que es un momento único entre usted y él.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido