Cargando contenido

Muchos son los mitos que hay en torno a las prótesis mamarias y su repercusión al momento de lactar.

Mitos sobre la lactancia materna con implantes de seno
La lactancia materna es fundamental para el crecimiento y desarrollo del bebé.
Ingimage

Muchas son las dudas de mujeres que se han realizado una mamoplastia de aumento o están pensando en acudir al quirófano y les preocupa saber cómo reaccionarán las prótesis a la hora de amamantar a sus hijos. 

"¿Puedo lactar a mi bebé si tengo prótesis mamarias?", "¿es cierto que los implantes de silicona cambian la composición de la leche materna?", "¿en verdad, la cirugía de aumento de senos altera la capacidad de producir leche?", son solo algunas.  

Al respecto, autoridades como la Academia Americana de Pediatría y la Liga de la Leche Internacional son enfáticas: esta cirugía no interfiere con el proceso de lactancia, por lo que todas las mujeres que se la hayan practicado pueden lactar a sus bebés sin complicación alguna. 

De hecho, tener implantes de seno tampoco afecta la cantidad de leche que se produce, según el doctor Ruber Almanza, cirujano plástico y miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica.  

"Es importante que las mujeres tengan en cuenta que, independientemente del tamaño de los senos o de la presencia o no de implantes, la producción de leche está supeditada por un adecuado estímulo y succión, es decir, por una correcta técnica de amamantamiento", afirma. 

El especialista agrega que si bien no hay estudios que midan la cantidad de leche que una mujer puede producir con o sin implantes, se sabe que quienes los tienen lactan de manera normal y en cantidades suficientes para su bebé. 

Ahora bien, Felipe Suso Palau, cirujano plástico, estético y reconstructivo del Centro Médico Imbanaco de Cali, asegura que, actualmente, todas las técnicas quirúrgicas de mamoplastia de aumento "intentan preservar la mayor parte de la estructura anatómica de la mama, tanto en las vías de acceso (incisión axilar, periareolar o submamaria) como en la cavidad donde se insertan los implantes, de tal modo que no se afectan las glándulas mamarias y, por lo tanto, no se altera la capacidad de la mujer de lactar". 

Sin embargo, especialistas coinciden en que otro tipo de procedimientos o técnicas quirúrgicas, como las que buscan corregir asimetrías de los senos o generar elevaciones de estos, y requieren quitar piel, cortar alrededor de la areola o eliminar tejido mamario, sí pueden llegar a comprometer la sensibilidad del área, lo que afectaría la adecuada estimulación a la hora de lactar. 

Sobre el momento propicio para practicarse una cirugía de aumento, Suso Palau indica que para aquellas que desean tener hijos a corto plazo lo ideal es esperar, por lo menos, hasta terminar el proceso de lactancia materna exclusiva, recomendada hasta los seis meses de edad del bebé, ya que los cambios fisiológicos y hormonales propios del embarazo y la lactancia transforman, en algunos casos, la apariencia de los senos de modo que el efecto de la cirugía podría perderse.
 
No obstante, esto no es camisa de fuerza, ya que una mujer puede realizarse la cirugía y al poco tiempo quedar embarazada, y lactar sin ningún tipo de dificultad. La recomendación tiene que ver más con motivos estéticos y no funcionales. 

Adiós a los mitos 

Si se llega a romper, el contenido de la prótesis puede cambiar la composición de la leche. 
 
Falso. Las prótesis actuales son muy seguras y resistentes. Sin embargo, aunque se llegaran a romper, están encapsuladas en una barrera fibrosa que genera el organismo de manera natural a su alrededor y la aísla de las glándulas mamarias. 
 
Las mujeres con prótesis tienen más posibilidades de desarrollar mastitis y otras infecciones. 
 
Falso. No hay evidencia científica que demuestre esta relación. La mastitis se genera por la inflamación y la obstrucción de los conductos mamarios, y esto puede ocurrir con o sin prótesis. 
 
Las mujeres con implantes de silicona tienen menor capacidad de dar leche a sus hijos. 
 
Falso. Todas las mujeres, con implantes o sin ellos, producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente. Todo depende de una correcta técnica para lactar.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido