Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
El mundo trabaja incansablemente para combatir el coronavirus.
Coronavirus en Colombia
Colprensa

Mientras los contagios de COVID-19 aumentan en África, con más de 3.000 y unas 100 muertes, y ante la debilidad de sus sistemas sanitarios, expertos de Senegal y Reino Unido trabajan a contrarreloj en un proyecto conjunto para fabricar unos kits que podrían detectar el coronavirus en diez minutos.

El proyecto es obra de DiaTropix, empresa dirigida por Amadou Alpha Sall, director del Instituto Pasteur de Dakar, y Mologic Ltd, desarrollador líder de tecnologías de diagnóstico rápido con sede en Reino Unido que trabaja con compañías, investigadores y médicos para ayudarlos a entregar diagnósticos rápidos, fiables y precisos.

Paul Davis, cofundador y director científico de Mologic Ltd, fue el creador de la prueba de embarazo Clearblue, y ese sería el sistema, utilizado ya para diagnosticar la malaria, en el que se basarían los kits que darían los resultados en diez minutos y costarían en torno a un dólar (casi un euro).

"El acceso a esta tecnología por parte de las personas de bajos ingresos es el centro de nuestra misión. Al asociarnos con DiaTropix en Senegal, podemos producir un diagnóstico de alta calidad tanto a nivel local como de manera rentable, lo que ayuda a garantizar el acceso a los entornos de mayor riesgo", explicó a Efe por correo electrónico el director médico de Mologic, Joe Fitchett.

DiaTropix, creada en 2018, se dedica a la fabricación de test para el diagnóstico rápido y la vigilancia de enfermedades tropicales a un precio asequible. Ambas empresas, apoyadas por el Instituto Pasteur de Dakar, pueden producir ocho millones de pruebas al año, aunque Fitchett asegura que "Mologic está ampliando su capacidad de fabricación en Reino Unido para muchas más".

"Estamos en conversaciones con socios que podrían apoyar la fabricación para satisfacer la demanda", añadió el director.

El lanzamiento de los kits está previsto a partir de junio próximo, una fecha que si bien puede parecer tardía en relación a la velocidad con la que se expande el virus, es bastante razonable teniendo en cuenta que el proceso de optimización, validación y aprobación normativa suele llevar más tiempo.

"No sólo estamos tratando de crear capacidad de diagnóstico para la COVID-19 hoy, sino de construir herramientas y fortalecer las plataformas a largo plazo. Estamos trabajando con la suposición de que la COVID-19 no va a ir a ninguna parte en un futuro próximo", declaró Fitchett.

Que estos kits se fabriquen en Senegal no es casualidad. El Instituto Pasteur ya trabajaba antes de la pandemia de la COVID-19 en la investigación de otros coronavirus y su producción dentro del continente disminuiría los intermediarios y el tiempo de envío a otros países de África.

No obstante, el objetivo no sólo es suministrar a África, sino también al resto de mundo aunque, hasta que no se hayan completado con éxito las pruebas y la validación, no se podrán hacer pedidos.

Los desarrolladores de estos test aspiran a que cuesten menos de un dólar, con la intención de que sean accesibles a cualquier ciudadano que quiera realizarse la prueba y, por su formato, puedan ser utilizados sin necesidad de entrenamiento especial, electricidad o laboratorio.

Para el desarrollo de estas pruebas, el Gobierno de Reino Unido ha colaborado con un millón de libras esterlinas (algo más de un millón de euros), que forman parte de su paquete de financiación internacional de 46 millones de libras (cerca de 51,5 millones de euros) para la prevención e investigación de la COVID-19.

Así se vive una prueba de Covid-19 en Bogotá
Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.