Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cáncer de cuello
Cáncer de cuello
Freepik / stefamerpik

Poco se habla de cáncer de cabeza y cuello. Esta enfermedad puede afectar varias partes del tracto aéreo digestivo superior y se clasifica según la región del organismo que esté comprometida, esto quiere decir que se puede localizar en cualquier zona de la cavidad oral (lengua, labio, piso de la boca, paladar duro), orofaringe (amígdalas, paladar blando, paladar de la faringe), hipofaringe, laringe, glándulas salivales, fosas nasales y senos paranasales. 

Es frecuente que se origine en la mucosa de la boca, la garganta y la laringe. Estudios demuestran que más del 90% de los casos se desarrolla agresivamente en las células escamosas de estas partes del cuerpo humano. 

¿A quiénes más afecta? 

El cáncer de cabeza y cuello afecta a mayores de 50 años, pero en los últimos años se ha visto que pacientes jóvenes desarrollaron la enfermedad como consecuencia del Virus Papiloma Humano (VPH).  

¿Cómo está el panorama en Colombia y el mundo? 

Según Globocan, más de 630.000 personas son diagnosticadas anualmente con cáncer de cabeza y cuello en el mundo. Esta enfermedad presenta una mortalidad cercana al 50 % y es más frecuente en hombres que en mujeres.  

En Colombia, durante cuatro años se presentaron 1.494 casos, representando el 2.37% del total de los casos oncológicos en ese periodo.  

¿Cuáles son los riesgos y síntomas? 

En los factores de riesgo está el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo, la inmunosupresión, el género masculino y la infección por VPH (Virus del Papiloma Humano).  

Sobre este último, es importante decir que la infección por VPH afecta también la mucosa de la orofaringe de la misma manera que afecta la mucosa del cuello uterino. Esto podría generar cambios celulares que propician el origen del cáncer.  

El doctor Jhonathan Ortega, gerente médico de oncología de Merck para Colombia y Ecuador, afirmó que “el cáncer de cabeza y cuello causa algunos síntomas que pueden ser signo de alarma inmediatamente: masas que generan obstrucción, sangrado, dolor durante la alimentación y problemas respiratorios. A su vez hay síntomas que pueden pasar muy desapercibidos: ronquera, nariz tapada, secreción nasal con sangre, dolor en la lengua, úlceras en la boca o manchas blancas y rojas en la boca”.  

¿Cuál es el tratamiento? 

El doctor Ortega explicó que “el diagnóstico a tiempo es vital porque esto les permitirá a los especialistas evaluar varios tipos de tratamientos. Cuando el diagnóstico es tardío y no existe posibilidad de una cirugía, existen tratamientos sistémicos que pueden ayudar al control de la enfermedad".  

Para el tratamiento se realiza una biopsia en la que se toma una muestra de tejido que luego será analizado. Este puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de estas opciones según recomiende el especialista.  

Entendiendo que este tipo de cáncer se desencadena en el tracto digestivo superior y las vías respiratorias, el tratamiento puede afectar la alimentación del paciente, su capacidad de hablar e incluso su respiración. 

“Hay alternativas terapéuticas eficaces que atenúan la agresividad de la enfermedad. Lastimosamente, fruto de la pandemia, los diagnósticos se han vuelto más tardíos y el inicio del tratamiento se demora. Mientras trabajamos en nuevas investigaciones para mejorar el alcance y la efectividad de los tratamientos, es importante alertar a la población para que asuma con responsabilidad las señales de alerta o cualquier riesgo”, señaló el doctor Ortega. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.