Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Niños maltratados
Niños maltratados
Foto: Ingimage (referencia)

Ximena Norato, Directora de la Agencia PANDI y perteneciente a la Alianza por la niñez, indicó en RCN Radio que los niños y niñas que recibieron formas de castigo físico o humillante como palmadas, encierros, agarrones o cachetadas, tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, artritis y obesidad, como lo reveló la revista Pediatrics. 

Si bien el Código de la Infancia y la Adolescencia dice que los niños deben ser protegidos contra todo tipo de violencia en Colombia, la Alianza por la Niñez, manifestó que la mayoría de los colombianos considera que el castigo físico  o humillante no es violencia.

El estudio advierte que el 85 % de los hogares colombianos declaró que en su casa esta práctica subsiste en la actualidad.  Norato mencionó que los resultados del estudio, sirven como una razón para aprobar la ley que prohíbe el castigo físico a menores en Colombia, liderada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). 

Lea también - Más allá de sanciones, hay que generar medidas educativas de crianza: RedPapaz

"Una ley que elimine todo tipo de castigo físico, es una cuestión de Derechos Humanos. Los niños están en desventaja frente a su agresor, además dependen económicamente y físicamente de los padres", señaló.

Dijo además que "el estudio de Pediatrics, que aplicaron durante 20 años a la misma población, aseguró que este tipo de conductas violentas, generan enfermedades físicas y mentales", sostuvo Norato. 

La directora expuso que además de problemas físicos, los niños que padecieron conductas violentas, en ausencia de maltrato, es decir pellizcos, cachetadas y empujones, entre otros, son más propensos a desarrollar problemas de salud mental.

Expresó que este tipo de situaciones conduce a los menores al consumo de sustancias psicoactivas, a sufrir depresión y a tratar de manera violenta a sus pares en la infancia, así como a su pareja en la vida adulta. 

“La ley tiene por objetivo regular el comportamiento de las personas dentro de  una sociedad. Plasmar positivamente en una ley, que ni una palmada es justificable en contra de los niños y las niñas, es el primer paso para dejar de justificar la violencia", señaló. 

Manifestó que "las personas adultas consideran violentísimo que les propinen una palmada, pero cuando es en contra de la niñez lo consideran educativo”.

Norato recordó que en el año 1979, Suecia se convirtió en el primer país del mundo en prohibir el uso de castigo físico como método disciplinario. Desde entonces, otros 56 países se han unido a esta prohibición.

De interés: Gobierno buscará consenso para impulsar prisión perpetua para violadores

“Es evidente que los países que actualmente optan la ley, lo hicieron motivados por la gran cantidad de investigaciones que demuestran las repercusiones a corto y largo plazo sobre la salud, física y mental, su inefectividad para modificar la conducta, y su efectividad para reforzar conductas no deseables ni en la niñez ni en la vida adulta”, aseguró Norato. 

Finalmente, Elizabeth Gershoff, una investigadora y profesora de psicología del desarrollo en la Universidad de Texas, publicó en la revista Psychological Bulletin, su investigación sobre los efectos del castigo físico en la niñez:

  • Incremento de las conductas indeseadas. Las conductas que los padres creen eliminar. (Por ejemplo, se prohíbe ir a fiestas: Se escapan por la ventana, aprenden a romper reglas, a engañar). 

  • Reducción de la internalización moral, incremento de la agresión por parte del niño. (Se dan correazos al niño para “enseñarle” a no pegarle a su hermanito menor). 

  • Incremento de conductas delictivas y conducta antisocial. (El 100 % de los adolescentes en conflicto con la ley reportó ser sujeto de castigos en su familia).

  • Afectación de la salud mental del niño (tristeza, depresión, ansiedad). 

  • Incremento del riesgo de ser víctima de abuso físico. Los padres son más propensos a incrementar el castigo físico cuando no obtienen la respuesta, lo que expone a los niños a sufrir de abuso. 

  • Aumento de actos de agresión en su vida adulta. (Se enseña que la violencia es la forma en la que se relacionan las personas). 

  • Incremento del riesgo de cometer algún tipo de abuso sobre su propio hijo o pareja. (Las personas que se aman y protegen se golpean). 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.