Imagen referencial // Foto: Ingimage

En Colombia, de acuerdo con investigaciones de campo desarrolladas por Femclinic, centro médico especializado en salud sexual femenina, cuatro de cada 10 mujeres entre los 25 y 40 años consultan al ginecólogo por resequedad vaginal e incontinencia urinaria, cifra que aumenta en la temporada de fin de año por la falta de cuidados básicos que lo prevendrían. No permanecer con el vestido de baño puesto por muchas horas luego de salir del agua, y usar tratamientos luego de los baños en la piscina ayudan a que no se generen infecciones, además de mantener hidratada la zona genital. Así mismo, el dolor al tener relaciones sexuales, los goteos frecuentes de orina así como la coloración oscura de la vulva son algunas de las principales razones por las que las mujeres deben consultar al ginecólogo. La resequedad vaginal se produce cuando los tejidos de la vagina no están bien lubricados y sanos, y por diversas causas (menopausia precoz, menopausia, vaginitis atrófica, uso de anticonceptivos y quimioterapias) afectan la calidad de vida de las mujeres, indicando generalmente dolor en las relaciones sexuales. “La experiencia nos ha manifestado que muchas pacientes recurren al uso de lubricantes vaginales, pero eso no les da solución a su afección. En la actualidad, la tecnología médica ha avanzado mucho en este aspecto y se puede emplear una reestructuración vaginal con láser para recobrar la humedad vaginal”,explicó la ginecóloga Diana Vélez. La incontinencia urinaria, es el segundo motivo de consulta más frecuente. En este aspecto, cometa la médico Vélez que según el tipo de escapes de orina y el adecuado examen previo se puede realizar intervención láser que permite restablecer el soporte de la uretra. Además aclara que estos tratamientos surten buenos resultados y pueden llegar a evitar o diferir un procedimiento quirúrgico según el caso. Por otro lado, cabe aclarar que la vulva se puede pigmentar por varios factores, como el hormonal, por el contacto con la sangre menstrual, por el uso de interiores inadecuados, por la depilación, entre otros. De ahí la importancia de consultar para conocer el desencadenante y realizar una tratamiento.