Foto referencial de Ingimage

Investigadores en España publicaron el análisis sobre  10 estudios que hablaban sobre la relación entre estos temas.   José García, médico del Hospital Clínico San Carlos de Madrid  en España y coautor de la investigación, explicó que el consumo moderado entendido como 400 cm3 para el hombre y 200 cm3 para la mujer (en Colombia sería una cerveza para ellos y media para ellas) ayudaría a reducir la hipertensión en personas con esta enfermedad.   “El paciente hipertenso que tenga un hábito de consumo moderado de cerveza, basándonos en este análisis,  puede tener un control de la presión arterial más reducido; son ligeros, pero existe una evidencia de que reduce la presión arterial alta”, señaló.   Dijo que el objetivo  de este análisis no es promocionar el consumo de alcohol en personas con hipertensión, sino dar argumentos de moderación a quienes sí tienen el hábito de tomar cerveza.   Y aclaró que en el consumo de cerveza  existen contraindicaciones como daño al hígado o problemas psiquiátricos, “por eso recomienda a las personas que tienen riesgo de estas dos enfermedades, consumir cerveza sin alcohol”.