Cargando contenido

A nivel internacional, esta alternativa medicinal está tomando gran importancia en el campo científico y asistencial.

Cultivos de cannabis con fines medicinales
Cultivos de cannabis con fines medicinales
Cortesía PlantMedco

Cuando se habla del uso terapéutico de productos derivados del cannabis se hace referencia a las partes de la planta que cuentan con una cantidad importante de cannabinoides. En Colombia poco a poco se está abriendo campo ante el potencial que tiene de crecimiento en una industria que, de alguna manera, sigue generando dudas.

Uno de esos productos es el aceite de cannabis, cuyos extractos son psicoactivos y no psicoactivos. El segundo es el que contiene cannabidiol y baja concentración de THC (Tetrahidrocannabinol), sin embargo, en el mercado hay algunos psicoactivos con altos porcentajes de THC, sustancia activa clave desde la mirada farmacológica.

De interés¿Cómo va la industria del cannabis medicinal en Colombia?

Iván Darío Arias Aranzazu, presidente de PlantMedco, productora de cannabis medicinal en el Eje Cafetero, considera que Colombia es "el mejor lugar del mundo para cultivar cannabis medicinal", pues en el Quindío se cuenta con una potente luz solar y su tierra es históricamente fértil y de calidad.

"Lo anterior se podrá ver reflejado en nuestros extractos de aceite con CBD y THC, que van a proporcionar a millones de colombianos un bienestar y una transformación clave para aquellos pacientes que lo necesiten", dice Arias Aranzazu, quien además destaca el valor profesional y humano de las personas que están detrás del trabajo.

"El procesamiento del extracto de aceite después de la etapa de cultivación, estará acompañado por científicos (...) -se busca- garantizar la pureza de los extractos de aceite, cumpliendo con todas las normas y la rigurosidad del caso", agrega.

Algunos de los beneficios del aceite de cannabis, concretamente de sus propiedades, es la inhibición de la transmisión de la señal nerviosa y la modulación de la acción de varios neurotransmisores. Esto permite, entre otras cosas, aliviar malestares como el estrés o la depresión.

El cannabidiol (CBD) además, según diversos estudios entre ellos uno de 2011, permitió ver cómo mejoraron los síntomas asociados al trastorno de ansiedad social. Científicos de la Universidad de Sao Paulo, en pruebas con pacientes con este trastorno, lograron que con un tratamiento de CBD se redujera de manera significativa la ansiedad, el menoscabo cognitivo y el malestar a la hora de dar un discurso.

Los extractos de CBD también funcionan como antiepilépticos. En Madrid, España, durante un congreso en 2014, se expusieron informes médicos sobre su seguridad y eficacia en 58 niños y jóvenes con epilepsia, tratados durante 12 semanas. Los resultados arrojaron que en 12 pacientes con síndrome de Dravet la frecuencia de ataques tuvo una reducción promedio del 51 al 72 por ciento.

Adicionalmente, determinados trastornos de tensión muscular pueden ser tratados con este medicamento natural. La distonía o dosquinesia, que son contracciones musculares involuntarias que ocasionan movimientos repetitivos o de torsión, es uno de esos trastornos a tratar con el aceite de cannabis.

Y es que el CBD tiene un efecto general calmante, y aunque no es lo mejor si usted pretende estar alerta, sí es de mucha ayuda para personas que tienen dificultad para dormir. Estudios señalan que esas personas que no consiguen descansar adecuadamente pueden alargar su sueño y, claro, mejorar la calidad del mismo.

Consulte ademásPuntos claves para entender el cannabis medicinal

Otros usos abarcan el alivio del dolor crónico en enfermedades como la artrosis, la artritis reumatoide, el cáncer, la esclerosis múltiple o las neuralgias, como la ciática. Estudios con animales han visibilizado los efectos positivos de su uso, por ejemplo en gel, para tratar los malestares de la artritis.

La diabetes y las enfermedades respiratorias también pueden tener un tratamiento especial. Un estudio de la Universidad de Nottingham indica que el CBD permite relajar los vasos sanguineos y así contribuir positivamente en los trastornos derivados de la circulación de la sangre, en el caso de la diabetes; por otro parte, otro estudio de la Universidad de Hertfordshire permitió conocer que el CBD redujo la contracción de las vías respiratorias en casos de asma. Adicionalmente, el CBD cuenta con propiedades antiinflamatorias.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido