Cargando contenido

La depresión y la baja autoestima son síntomas derivados del acné.

Un joven sufriendo de depresión
Un joven sufriendo de depresión
Colprensa (Referencia)

El acné puede provocar trastornos mentales graves como depresión, ansiedad o fobia social. En cualquier caso, daña la autoestima de los adolescentes, quienes son los principales afectados.

Un estudio reveló que el 40 % de los pacientes que padece acné vive acomplejado por un problema que requiere tratamiento médico y apoyo psicológico.

Irene de la Peña, médica cirujana de Universidad Javeriana, manifestó en RCN Radio que el acné es la enfermedad más frecuente del ser humano y afecta especialmente a la población joven. 

Se considera una de las afecciones cutáneas más frecuentes, de modo que llega a padecerla alrededor del 80 % de los adolescentes y entre el 10 al 15 % de los adultos jóvenes, que sufren este trastorno multifactorial de la piel que se genera en los folículos pilosebáceos de la cara, el pecho o la espalda”, sostuvo Peña.

Lea también: Cada año 1800 mujeres mueren en Colombia por cáncer de cuello uterino

La especialista aseguró que generalmente ocasiona una dolencia leve que puede agravarse, condicionar la calidad de vida y provocar otras afecciones importantes como depresión, ansiedad o fobia social.

“La sutileza del dermatólogo para captar y orientar el estado psicológico de los jóvenes constituye uno de los pilares fundamentales para que se impliquen en el tratamiento y reciban el apoyo emocional que necesitan”, manifestó la cirujana.

Peña también expresó que otra de las consecuencias de la enfermedad es el alto impacto negativo en cuanto a la función social del paciente, alterando de manera importante su componente emocional y su calidad de vida.   

De interés: ¿Contaminación de ríos por minería causa nacimiento de bebés con labio leporino?

“Hay diferentes tipos de clasificaciones del acné. Uno de ellos es conocido como acné severo, que no solo se presenta en la cara si no en otras partes del cuerpo como brazos, piernas y espalda, lo que genera alteraciones a nivel emocional graves. Para prevenir llegar a este punto, los tratamientos deben iniciar desde la etapa inicial de la enfermedad”, sostuvo Peña.

Finalmente, la especialista dijo que el 90 % de la población mundial puede manifestar acné, pero solo el 10 % lo presenta en un nivel severo, llevándolo hasta la adultez.

“Lo más importante para tener en cuenta sobre la enfermedad es que no tiene cura. Sin embargo, puede ser tratada para controlarla. Pero no se trata solamente del aspecto dermatológico, también es necesario tener un acompañamiento psicológico para afrontar de manera adecuado la enfermedad sin que afecte la calidad de vida de quien la padece”, puntualizó la cirujana.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido