Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Espondilitis Anquilosante, el dolor de espalda que lo podría dejar inmóvil

Foto Ingimage


Los colombianos suelen sentir dolor en la espalda baja por mala postura o distensión muscular, este dolor desaparece con el reposo y con una medicación sencilla. Sin embargo, si el dolor persiste después de tres meses podemos estar ante un caso de Espondilitis Anquilosante, enfermedad que produce inflamación y dolor en los ligamentos de la columna vertebral, haciendo que las vértebras se unan y la columna quede completamente rígida.

La Espondilitis Anquilosante puede aparecer desde edades tempranas y tiene mayor impacto en hombres entre los 17 y 35 años, siendo la herencia un factor importante, por esto es necesario que cuando haya un dolor de este tipo se estudie cada caso al detalle pues los desenlaces menos afortunados de esta patología se atribuyen al diagnóstico erróneo.

El médico reumatólogo, Rubén Dario Mantilla, asegura que algunos pacientes con la enfermedad sufren muy pocos episodios de advertencia o al asistir a consulta se confunde con otras enfermedades como la artrosis, hernias de discos de la columna, malas posturas o en general otras afecciones de la columna, lo que podría generar con el tiempo que la persona presente discapacidad motora.

"Es una enfermedad que se caracteriza por dolor en la columna lumbar, región glútea y columna cervical, presentando también artritis en articulaciones importantes como la rodilla, los codos, los pies entre otros; Las personas pueden identificarla cuando siente estos dolores en las mañanas", sostuvo Mantilla.

Con respecto a la sintomatología que alerta sobre esta afección, el doctor Mantilla asegura que "este dolor de espalda puede ser antecedido por episodios de inflamación ocular, más conocido como "ojos rojos", inflamación a nivel gastrointestinal que se manifiesta en enfermedad diarreíca que en ocasiones puede ser con sangre, también infección en el tracto genital, es decir flujo vaginal y ardor al orinar".

Para beneficio de muchas personas que padecen esta enfermedad hoy en día, existen terapias biológicas, que con solo administrarlas una vez al mes, pueden mejorar su calidad de vida, permitiéndoles realizar actividades del diario vivir, son de aplicación y actúan directamente sobre el sistema inmunológico, atacando el origen de la enfermedad y no solo a sus manifestaciones.