Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Vacunación Virus del Papiloma Humano en Ibagué
Imagen suministrada Alcaldía de Ibagué

Un estudio reveló graves deficiencias en el Plan Nacional de Vacunación contra la covid-19, en el que muchas comunidades vulnerables, como en Buenaventura, Turbo, Vigía del Fuerte, Leticia e Ipiales, no recibieron las dosis contra la pandemia y mucho menos el refuerzo contra la enfermedad.

La evaluación adelantada por Oxfam Colombia, en conjunto con Médicos del Mundo y el Centro de Pensamiento, Medicamentos, Información y Poder de La Universidad Nacional, permitió conocer, con corte al mes de julio, que la vacunación a nivel nacional llegó al 60%, registrando regiones con indicadores mucho más bajos.

Lea además: Katherine Miranda fue denunciada por hostigamiento a las iglesias

“A pesar del esfuerzo del Gobierno Nacional en garantizar un acceso equitativo y justo a la vacuna contra la covid-19 a toda la población colombiana a través del Plan Nacional de Vacunación, a julio del 2022, aún existen territorios en zonas periféricas que presentan menos del 40% en su esquema completo de vacunación (cuando el promedio nacional es aproximadamente del 60%)", indicó la médica Claudia Vacca, líder la investigación y docente de la Universidad Nacional. 

Dijo que los territorios escogidos concentran comunidades que pertenecen a grupos de población en condición de vulnerabilidad, principalmente a comunidades indígenas y afrodescendientes. 

“En Colombia los grupos mencionados representan el 4.4% y 9.34% del total de la población, respectivamente. La tasa de letalidad por covid-19 en esta población resulta ser más alta (afrodescendientes 3,24% y e indígenas 3,19%) en comparación con la tasa general (2,54%) según cifras del BID”, explicó.

Destacó que tras estas cifras la investigación evidenció las brechas que dificultaron la inmunización en estas comunidades. “Se reconoce el esfuerzo del gobierno nacional logró la disponibilidad de las vacunas en el país en febrero del 2021 y se estableció en un plan de vacunación con prioridades bien establecidas”, manifestó.

Dijo que otro de los factores fue el de la obligatoriedad de la vacunación cuando se decía que era voluntaria. En materia de aplicación de vacunas con esquemas completos, Leticia registró 89% de la población vacunada, Vigilia del Fuerte tenía 39%, Ipiales 87%, Turbo 40% y Buenaventura 41%, pero en la evaluación al primer refuerzo (tercera vacuna) estas cifras bajaron notablemente.

“Vimos que en Leticia se registró 33% de la población que se vacunó con el primer refuerzo, en Vigilia del fuerte 12%, Ipiales 27%,Turbo 7% y Buenaventura 9%, lo que nos muestra que al principio de la vacunación se hizo un buen trabajo, pero este no fue permanente y la responsabilidad se depositó en las secretarías de salud y las EPS y ahí se ve en las cifras”, sostuvo.

Más noticias: La pornografía es también un vicio de "sacerdotes y monjas": papa Francisco

Dijo que al consultar a las comunidades estas dijeron que no se respetaron las costumbres de los pueblos. “Existe cierto sentimiento y percepción de imposición a los pueblos étnicos de la vacunación, que afectaba su cotidianidad (trabajo, estudio, compras, ir al hospital) y agredía su cosmovisión. La obligación de portar un carné de vacunación ocasionó malestar. Las restricciones y amenazas fueron estrategias para obligar a la población a vacunarse, lo que ocasionó un efecto contrario: que las comunidades no quisieran la vacuna”, señaló.

La docente afirmó que esta investigación envía un campanazo de alerta, porque es una muestra que las personas se hartaron de la vacunación afectando, no solo las campañas de protección de covid-19, sino que de otras enfermedades que deben tener un refuerzo con las vacunas.

“Lo que nos preocupa es el mensaje que se está dando de aburrimiento a las vacunas y este mismo comportamiento se está viendo en las campañas de vacunación de otras enfermedades críticas, donde las cifras son muy bajas a las esperadas y pueda incrementar la mortalidad porque no fueron atendidas en la pandemia”, explicó. 

Por su parte, Sandra Mojica, gerenta de Influencia Oxfam Colombia, afirmó que esta investigación hace un llamado al Gobierno Nacional para que reconozca las principales brechas para inmunizar a esta población.

“Esperamos que se tomen medidas en favor de quienes pueden verse mayormente afectados por la pobreza y las desigualdades sociales intensificadas por la crisis sanitaria vivida. A su vez, se llama a una mayor transparencia en el proceso de negociación que permita un conocimiento íntegro de este”, puntualizó.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.