Cargando contenido

La contaminación acústica genera afecciones cardíacas, respiratorias y del metabolismo

Ruido
Ingimage

Un estudio de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos lll en España, reveló que hay una incidencia directa entre los niveles de ruido a los que se exponen actualmente muchas personas en el mundo y el desarrollo de enfermedades en los sistemas circulatorio y respiratorio, además de problemas de metabolismo.

El profesor Julio Díaz, investigador de este centro y experto que ha publicado 40 trabajos científicos a cerca de la contaminación acústica, aseguró a RCN Radio que las afectaciones del ruido en el cuerpo son tan graves como las que produce la intoxicación química que se da por cuenta de la contaminación atmosférica.

Este académico resaltó que incluso “el ruido constante constante y mantenido todo el día, como puede ser el del tráfico, tiene unos impactos que van más allá de simples molestias (...) hemos visto que incide en ingresos hospitalarios por problemas como diabetes, alzheimer, demencia, esclerosis múltiple y parkinson”.

El profesor Díaz señaló que mediante los mismos seguimientos que hacen para medir los perjuicios de la contaminación química, pudieron establecer que además de lo ya mencionado, el exceso de ruido influye en problemas de ansiedad y depresión.

“El grupo de especial riesgo son los niños y los ancianos, el ruido puede estar detrás de que una persona con un problema cardiovascular se complique en su situación (...) el exceso de ruido constante hace que el cuerpo produzca más niveles de cortisol y esto afecta el sistema inmunológico”, dijo el experto.

Julio Díaz también dijo que pese a que no se han podido cuantificar los beneficios del silencio, “es obvio que estar por debajo de los decibeles permitidos trae un beneficio para el organismo”, ya que el ruido se puede catalogar como un sonido perturbador para el cuerpo.

“En algún momento se hizo seguimiento a dos bebés que por cuestiones del hogar, uno estaba más expuesto al ruido que el otro, después de varios meses se pudo evidenciar mediante exámenes que el que estaba en un ambiente más silencioso tenía menos niveles de cortisol en su saliva y por tanto un sistema inmunológico más fuerte”, dijo el profesor.

El académico entrevistado por RCN Radio aseguró que los resultados de este estudio pueden servir para la creación de políticas públicas en el mundo que apunten a la reducción de la contaminación acústica, al tiempo que señaló que el tráfico es uno de los mayores generadores de ruido en la comunidad.

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido