El Ministerio de Salud estableció un nuevo plan de choque para aliviar la situación de liquidez que enfrentan algunos hospitales públicos y privados del país, de acuerdo con la viceministra de Protección Social Cármen Eugenia Dávila Guerro, las medidas consisten en seis acciones. Dávila explicó que se pondrá en marcha una tercera línea de créditos Findeter, la cual tendrá una inversión de $20.000 millones para créditos blandos dirigidos a las instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS). Asimismo, el Ministerio "distribuirá $180.000 millones de pesos de excedentes de aportes patronales entre los departamentos y distritos, los cuales serán destinados al pago de servicios de salud no cubiertos con subsidios a la demanda que adeude la entidad territorial a las entidades promotoras de salud (EPS) o a los prestadores de servicios de salud", dijo la funcionaria. Otra medida que tomará el Gobierno será "seguimiento y control al giro de los recursos de Cafesalud", para lo que "se revisarán de manera previa los montos autorizados por la EPS para el giro directo a los prestadores, de tal forma que se incremente el promedio de giro directo". Dávila explicó que "los recursos que recibe la EPS por unidad de pago por capitación (UPC) asciende a un monto promedio de $300.000 millones de pesos por mes". Entre las otras medidas se encuentra el giro de los recursos de créditos Findeter para las EPS, así como la adquisición de títulos emitidos por la EPS Savia Salud y el giro directo en el régimen contributivo. 800 mil millones de pesos son los recursos que invertirá el Ministerio de Salud en este plan de choque para aliviar la crisis del sistema de salud.