Cargando contenido

Esta enfermedad se puede originar en cualquier parte del cuerpo.

Cigarrillo
El tabaco es la causa principal de cáncer y de muerte por esta enfermedad.
Foto: Ingimage

El cáncer es considerado un problema importante de salud pública en Colombia. El número de enfermos y personas muertas por esta causa ha ido aumentando en los últimos años; las cifras dictan que cerca de 96 personas mueren cada día en Colombia por causa del cáncer.

Esta enfermedad se puede originar en cualquier parte del cuerpo. Comienza cuando las células crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales, lo cual dificulta que el cuerpo funcione de la manera que debería.

Existen muchos tipos de cáncer, entre los que está el originado en los pulmones, en el seno, en el colon o hasta en la sangre. Los diferentes tipos de cáncer tienen algunas similitudes, pero son diferentes en la manera en que crecen y se propagan.

Aunque no es posible saber con exactitud por qué una persona padece cáncer y otra no, hay ciertos factores que, según investigaciones, pueden aumentar la posibilidad de una persona de padecer cáncer.

Entre los factores de riesgo más comunes están:

· Alcohol: beber alcohol puede aumentar su riesgo de cáncer de boca, de garganta, esófago, laringe, hígado y seno. El riesgo de cáncer es mucho más alto para quienes beben alcohol y también usan tabaco.

· Dieta: llevar una alimentación saludable es muy importante. Consumir abundantes frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos; tomar al menos 8 vasos de agua al día; consumir alimentos ricos en fibra, legumbres, carnes magras, pollo y pescado; evitar alimentos procesados ricos en sal y azúcar, y preferir alimentos preparados al vapor, cocidos, asados o al horno y productos lácteos bajos en grasa es lo recomendado.

· Edad: edad avanzada es el factor de riesgo más importante de cáncer en general y para muchos tipos individuales de cáncer.

· Gérmenes infecciosos: ciertos gérmenes infecciosos, incluso virus, bacterias y parásitos, pueden causar cáncer o aumentar el riesgo de que se forme cáncer. Algunos virus pueden interrumpir las señales que controlan normalmente el crecimiento y la proliferación de las células. También, algunas infecciones debilitan el sistema inmunitario, lo que hace que el cuerpo tenga menos capacidad para combatir otras infecciones que causan el cáncer. Y algunos virus, bacterias y parásitos causan también inflamación crónica que puede conducir al cáncer.

· Hormonas: los estrógenos, un grupo de hormonas sexuales femeninas, se sabe que son carcinógenos humanos. Aunque estas hormonas tienen funciones fisiológicas esenciales tanto en mujeres como en hombres, ellas han sido también asociadas con un mayor riesgo de ciertos cánceres. Por ejemplo, al tomar una terapia hormonal combinada para la menopausia (estrógeno más progestina, la cual es una forma sintética de la hormona femenina progesterona) se puede aumentar el riesgo de una mujer de padecer cáncer de seno o mama. La terapia hormonal para la menopausia con estrógeno solo aumenta el riesgo de cáncer de endometrio y se usa solo en mujeres que han tenido una histerectomía (operación para extraer el útero de una mujer).

· Luz solar: el sol, las lámparas solares y las cámaras de bronceado, todos ellos emiten radiación ultravioleta (UV). La exposición a este tipo de radiación causa envejecimiento prematuro de la piel y daño que puede resultar en cáncer de piel.

Tenga en cuenta que los rayos del sol son más fuertes entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde; pueden pasar por ropa ligera, por parabrisas, ventanas y nubes, se reflejan en la arena, en el agua, la nieve, el hielo y el pavimento.

· Obesidad: la gente que es obesa puede tener un riesgo mayor de varios tipos de cáncer, incluso cánceres de seno (en mujeres posmenopáusicas), de colon, de recto, endometrio (revestimiento del útero), de esófago, riñón, páncreas y vesícula biliar.

Por el contrario, tener una dieta saludable, practicar actividad física y mantener un peso saludable puede reducir el riesgo de algunos cánceres. Estas conductas saludables son también importantes para disminuir el riesgo de otras enfermedades, como enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2 y presión arterial alta.

· Tabaco: el tabaco es la causa principal de cáncer y de muerte por cáncer. La gente que usa productos de tabaco o que está regularmente alrededor de humo de tabaco en el ambiente (también llamado humo de segunda mano) tiene un mayor riesgo de cáncer, ya que estos productos tienen muchos compuestos químicos que dañan el ADN.

El uso de tabaco causa muchos tipos de cáncer, incluso cáncer de pulmón, de laringe, de boca, esófago, garganta, vejiga, riñón, hígado, estómago, páncreas, colon y recto, y cérvix o cuello uterino, así como leucemia mieloide aguda. Las personas que usan tabaco sin humo (rapé o tabaco de mascar) tienen riesgos mayores de cánceres de boca, de esófago y de páncreas.

¿Cómo se trata el cáncer?

Los tratamientos más comunes del cáncer incluyen cirugía, quimioterapia y radioterapia.

La cirugía se puede usar para extraer el tumor canceroso. El médico también puede extirpar alguna parte o completamente la parte del cuerpo que el cáncer esté afectando. En el caso de cáncer de seno, es posible que se extirpe parte o todo el seno. En el caso de cáncer de próstata, es posible que se extirpe toda la glándula prostática. La cirugía no es útil para todos los tipos de cáncer. Por ejemplo, los tipos de cáncer de la sangre son mejor tratados con medicamentos.

La quimioterapia (o quimio) es el uso de medicamentos para matar las células cancerosas o para reducir su crecimiento. Algunos tipos de quimioterapia se pueden administrar por vía intravenosa (en una vena por medio de una aguja) y otros consisten de píldoras que se tragan. Como los medicamentos de la quimioterapia alcanzan a casi todas las partes del cuerpo, son útiles para el cáncer que se ha propagado.

La radioterapia también se usa para matar o disminuir el crecimiento de las células cancerosas. Puede usarse solo o junto con cirugía o quimioterapia. La radioterapia es similar a someterse a una radiografía. Algunas veces se puede administrar implantando en el área cancerosa una “semilla” que liberará radiación.

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido