Cargando contenido

No importa si es padre primerizo o si ya tiene experiencia cuidando bebés, lo cierto es que un recién nacido requiere de muchas atenciones.

Recién nacidos
Recién nacidos.
Ingimage

La llegada de un bebé al mundo es un acontecimiento que despierta un sinfín de emociones y se convierte en un momento de muchos cambios.

No importa si es padre primerizo o si ya tiene experiencia cuidando bebés, lo cierto es que un recién nacido requiere de muchas atenciones, dada su fragilidad y debilidad.

Aquí algunos puntos fundamentales que debe tener en cuenta:

Cuidados en casa

• Temperatura ambiental: Durante las primeras semanas la casa debe mantenerse ligeramente más caliente de lo habitual. Evite corrientes de aire.

• Vacunaciones y enfermedades: Se debe cumplir estrictamente el calendario de vacunaciones según recomendaciones médicas.

• Mantener la lactancia materna.

Lavarse las manos antes de tocar al bebé.

• No permitir que se fume delante del bebé y preservarlo de ambientes contaminados.

• Evitar el contacto con juguetes y objetos con los que puedan haber jugado niños enfermos.

Evitar los lugares cerrados con gente (supermercados, transporte público, guarderías).

• Evitar que se le acerque alguna persona que esté enferma o tenga fiebre.

• Lavar muy bien los utensilios usados con el bebé.

¿Cuándo asistir al médico?

• Si el bebé come mal o no lo hace, llora en exceso, duerme más de lo habitual o está irritable o menos activo.

• Si tose a menudo, vomita o regurgita con frecuencia.

• Si respira más rápido o con dificultad, con movimientos visibles del tórax.

• Si tiene deposiciones frecuentes o líquidas.

• Durante los tres primeros meses, y sobre todo hasta el primer mes, los signos de una infección son a veces muy sutiles, por lo que se debe acudir al pediatra o a urgencias cuanto antes si el bebé está más decaído, desganado o presenta cambios en el color de su piel.

Estos cuidados son fundamentales y Coomeva EPS, a través del Programa de Salud Infantil, favorece la formación de hábitos y condiciones saludables para los niños y niñas, promoviendo el cuidado integral (físico, mental, emocional y social), detectando oportunamente las alteraciones en su proceso de crecimiento y desarrollo, y así intervenir los riesgos en salud cuando sea necesario.

Asimismo, un equipo de profesionales altamente comprometido y calificado es el encargado de brindarles información y orientación a los padres sobre los cuidados que deben tener con los recién nacidos.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido