El Instituto Nacional de Salud (INS) confirmó que los 11 indígenas (6 adultos y 5 niños) de la Sierra Nevada de Santa Marta que fallecieron en las dos primeras semanas de marzo, murieron a causa de influenza asociada a la desnutrición.

Los expertos de la autoridad de salud, descartaron, de esta manera, que las muertes fueran causadas por tosferina y fiebre amarilla, “ya que ningún de los casos presentaron síntomas asociados a estas enfermedades”, señala un comunicado.

Además se encontraron síntomas de infección respiratoria en 52 indígenas del asentamiento Sinkaka- Kogui.

“El análisis de la historia natural de la enfermedad y el nexo epidemiológico fueron concluyentes para influenza. De hecho, la misma afección afectó a la comunidad wiwa, por lo que se pudo comprobar el mecanismo de transmisión”, agrega el comunicado.

El equipo que permaneció en el asentamiento durante 6 días para adelantar las investigaciones epidemiológicas, pudo constatar las difíciles condiciones nutricionales de esta comunidad cuya alimentación está basada principalmente en carbohidratos.

El Instituto Nacional de Salud informó que la emergencia de salud está controlada. Sin embargo, fue necesario trasladar a Valledupar (Cesar), a 4 menores y una mujer en gestación para que recibieran atención médica.

También fue necesario suministrar antibióticos, terapias respiratorias y atención médica a algunos indígenas que presentaban tos, fiebre y dificultad respiratoria.