Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

No le confiese al niño que es adoptado, podría sentirse engañado: Sicóloga

Foto Ingimage


Nunca es el momento indicado para decirle a un niño que es adoptado, es precisamente el llamado que quiere hacerle Liliana Mejía, psicóloga de la Fundación Los Pisingos, quien asegura que es necesario un proceso de adaptación desde los 2 años, aproximadamente, para así evitar que hayan sentimientos de engaño con la familia y baja autoestima que se puedan ver reflejados en trastornos de personalidad a futuro, como el suicidio.

Cuando un niño es llamado a una conversación con los padres, es sin duda un momento que le genera ansiedad, es por esto recomendableque desde muy pequeños a los menores se les dé a conocer este tema a través de cuentos recreados por los padres y hablando con absoluta claridad sobre el tema.

"A un niño nunca se le confiesa que es adoptado, tiene que haber una preparación desde muy pequeño, pues este va creciendo y va entendiendo no solo la palabra sino lo que esto implica y los padres deben hacerle saber que no se trata de una condición de lástima o inferioridad a través de la normalidad con la que afronten las diferentes situaciones", sostuvo Liliana Mejía, psicóloga de la Fundación Los Pisingos.

Mejía además señaló que en cualquier momento la confesión es un error, "si se le dice a un niño de 11 años o a un niño de 4 años que es adoptado, va a afectar muchísimo en cualquiera de los dos casos; en el de 11 por su proceso de maduración cognitiva, ya que sabe las implicaciones que esto tiene, entonces se va a sentir engañado y en el caso del menor, va a existir un sentimiento de que no hay afecto por parte de su familia natal".

No suponer que el niño se sentiría mejor si usted le explica más de lo que él está preguntando, es una importante recomendación que hace la sicóloga Mejía, pues esto lo puede mostrar como temeroso o en deuda con la situación de adopción.

Luego de los 6 años el niño empezará a preguntar: ¿Por qué estoy aquí?, ¿dónde está mi familia natal?, y hay un duelo en el niño, en ese momento simplemente muéstrese abierto de hablar de su familia de origen y hágale saber que existen más casos como el de él, inclusive "hay muchos casos en que la familia nativa se reúne con los niños en el día de sus cumpleaños desde muy pequeños y los niños instauran en su siquis esta situación entonces al crecer, lo toman con naturalidad".

La Fundación Los Pisingos ha creado talleres para padres que buscan brindar un apoyo completo a las familias adoptantes. Las temáticas se escogieron después de conversar con muchos padres y conocer sus preocupaciones y necesidades. “Como madre adoptante siempre tengo muchas dudas sobre que decir y que no decir. No sé si debo esperar a que mi hijo pregunte o puedo hablar del tema en cualquier momento”, dice Mónica Mejía.

Los talleres que se dictarán mensualmente estarán dirigidos también a los hijos. “La idea es que también vengan los niños y, al mismo tiempo que estamos trabajando con los padres, haremos actividades lúdicas que abordarán temas de familia, pertenencia y origen” , indicó Liliana Mejía, psicóloga de la Fundación Los Pisingos.