La importancia de evitar la odontofobia en niños -miedo que se desarrolla al ir a controles dentales- radica en prevenir las diferentes enfermedades orales a las que se enfrentan los adultos basadas en el precario y mal cepillado de los dientes y en el no uso de la seda dental, provocando así infecciones en encías, mal aliento y pérdida de dientes. Diana Roa, docente de pre y pos grado de la facultad de Odontología de la Universidad del Bosque, enfatizó en la importancia de llevar a los bebés a partir de los 3 meses a controles orales. Roa explicó que se debe llevar a los niños desde temprana edad a controles para aplicar técnicas psico-comportamentales que crearán en la memoria del bebé una experiencia agradable, lo que evitará a futuro el miedo a la consulta odontológica. "Hay una parte en el cerebro que se llama la Amigdala, que está en el sistema límbico y ahí es donde están esos miedos y temores que nos quedan para toda la vida, entonces siempre temes el sonido del odontólogo, lo importante es adaptar al niño desde muy pequeño para evitar la odontofobia", indicó Diana. Los beneficios al tener como hábito temprano los controles dentales en bebés es "evitan el miedo, las caries de la infancia temprana o caries de biberón y evita hábitos nocivos como chupar dedo, succión labial o el uso de biberón prolongado que tiene consecuencias en los dientes y en la mandibula". Indicó la odontóloga que además se detectarán tempranamente procesos infecciosos como la caries dental?y se podrá diagnosticar oportunamente alguna alteración en el crecimiento de los maxilares.