Foto: Archivo Colprensa

Las autoridades sanitarias le hicieron un llamado a los consumidores para que tengan cuidado a la hora de comprar carne y a desconfiar de los precios exageradamente bajos porque "lo barato sale caro", y esta carne podría ser de contrabando y no cumplir con las normas de salubridad poniendo en riesgo la salud. La ministra de Comercio, María Lorena Gutierrez junto con el ICA y el Invima buscan combatir la ilegalidad en el ingreso de ganado y carne al país, para proteger el estatus fitosanitario luego del brote de aftosa que azotó a varias regiones el año pasado. En este sentido, la jefe de la cartera comercial hizo un llamado a los consumidores a ser cautelosos a la hora de comprar carne, "cuando compren carne que esté a mitad de precio no confíen en eso, piensen en la salud de su familia, a la larga ese ahorro podría salir más caro". Gutierrez explicó que esta carne ingresa sin los requisitos necesarios para su conservación por lo que está contaminada y podría generar problemas de salud. “Parece barato, pero sale caro, a los consumidores les digo que no confíen en los precios muy baratos, lo mismo a los ganaderos. Ese falso ahorro les puede salir realmente costoso”, puntualizó la ministra. Según expertos médicos, las enfermedades más comunes por cuenta del consumo de carne que no ha sido conservada en buenas condiciones son: Intoxicación, gastroenteritis y cuadros diarreicos.