Cargando contenido

Las organizaciones que defienden los derechos de los pacientes consideraron como inconveniente la decisión de la procuraduría.

Cafesalud
La Procuraduría anunció que se revoca la venta de Cafesalud.
Colprensa

El director de la Organización de Defensa del Paciente, Francisco Castellanos, manifestó frente a la decisión de la Procuraduría de reversar la venta de Cafesalud que esa organización se declara preocupada toda vez que esta determinación puede traer consecuencias negativas para los pacientes.

“Se evidenció toda una serie de maniobras fraudulentas en el proceso de venta, sobretodo en el cambio de los criterios de habilitación que soportaron el proceso inicial de venta de la EPS. Es muy preocupante que esta decisión de reversar la venta de Cafesalud pueda tener consecuencias nocivas para la adecuada atención a los pacientes”, dijo Castellanos.

Por su parte Denis Silva de Pacientes Colombia, aseguró que para esa organización la Procuraduría se equivocó al adoptar esta decisión de suspender la venta de Cafesalud porque no hay quien responda por los más de cuatro millones de colombianos que están afiliados a esa EPS y por la indemnización que tocaría pagarle a Medimás por la inversión que ya hizo.

“El procurador, por ejemplo, ha guardado silencio sobre el caso aberrante y perverso de Coomeva EPS, y claro Medimás ha cometido todas las irregularidades en la venta, Norman Julio y su equipo de trabajo presentaron muchísimas irregularidades, esto genera un caos espantoso; a partir de mañana las IPS ya no van a atender a los pacientes, y ¿quién responde por la salud de ellos?”  dijo Silva.

La reacción de la organización se da luego de que en la tarde de este miércoles la Agente Especial Liquidadora de Saludcoop EPS, Ángela María Echeverri, anunció este miércoles que se revoca la venta de Cafesalud.

En consecuencia, se acaba el contrato con Medimás. La determinación se toma debido a "los reiterados incumplimientos". Uno de los incumplimientos es el cierre de ocho de las 19 clínicas de Esimed.

Sin embargo, la cancelación del contrato no se hará de forma inmediata, sino hasta que "la Superintendencia Nacional de Salud adopte las medidas necesarias para garantizar el aseguramiento" y la atención a los más de 4 millones de usuarios de Medimás, explica la Procuraduría General.

En ese sentido, la Supersalud deberá adoptar "un plan de contingencia gradual" para que en los 29 departamentos donde tiene presencia la EPS “se garantice la cobertura en la atención de los afiliados y sus beneficiarios”. 

"Medimás tiene la obligación de dar continuidad a los servicioy garantizar la atención de todos los usuarios durante la transición de los afiliados a otras EPS. No puede haber interrupción de la atención de salud", advierte la Procuraduría.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido