Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Una persona le coloca a otra extensiones de pestañas
Este es un proceso que permite dar volumen a las pestañas poco pobladas y ayuda a mejorar la expresión de la mirada.
Pexels.com

Las pestañas postizas son una forma que usan algunas mujeres para verse bellas, de la misma manera como lo hacen al maquilarse o cuando se colocan extensiones de cabello. Pero como todo producto, tiene sus recomendaciones que de no llegar a seguirse tendría repercusiones, en algunas ocasiones, negativas.

Se ha conocido que el material utilizado para fabricar algunas de estas pestañas es pelo de visón, animal del cual es sustraído su pelaje para obtener y fabricar estas extensiones.

Le puede interesar: ¿Qué es la ambliopía? La afección ocular también conocida como ojo perezoso

La industria cosmética recomienda para aquellas personas que emplean este producto, su uso de 2 a 4 semanas, pero pueden llegar a durar de 2 a 3 meses si se les realiza un buen mantenimiento.

Según expertos, usando los materiales correctos, no hay peligro alguno de que se vean afectadas las pestañas naturales, pero si hay que tener en cuenta que, asistiendo a un centro especializado y a los controles adecuados, todo estará bien.

Entre las ventajas se encuentran que añaden densidad y volumen a las pestañas naturales poco pobladas, eliminan expresión de cansancio además del rejuvenecimiento de la mirada.

Pero, así se utilicen buenos materiales para el procedimiento estético, el uso frecuente de las pestañas postizas puede originar efectos secundarios, pues sigue siendo un cuerpo extraño en un órgano tan sensible como el ojo. El Colegio de Oftalmólogos del Reino Unido y el Ministerio de Salud japonés manifestaron algunas inquietudes sobre los riesgos de llevar pestañas sintéticas de manera frecuente.

Dichos resultados pueden traer como consecuencia desde una inflamación de los párpados, pasando por daños en la córnea, inflamación y ardor en los párpados hasta la conjuntivitis. Adicionalmente, se pueden originar rasguños en la córnea y cambios en la superficie del ojo, en donde llegado un caso extremo, se puede correr el riesgo de perder la vista, debido a los químicos que contiene el pegamento especial que se usa al pegarlas.

Lea también: Mujer quedó sin pestañas y con los ojos inflamados por mal procedimiento estético

¿Quiénes no deberían usar este tipo de pestañas?

Es por ello, que las extensiones de pestañas se deben restringir a personas con las siguientes características: aquellas que se encuentren o hayan recibido tratamientos de quimioterapia, las que padezcan de alopecia o algún tipo de alteración como la tricotilomanía; sin excluir también a personas que recibieron cirugía lasik durante el mes siguiente al procedimiento quirúrgico.

Hay que tener presente que cuando la persona llora, las lágrimas pueden ocasionar que el pegamento que sujeta las pestañas se debilite y se afloje, provocando que éstas se caigan.

El procedimiento para retirar estas extensiones de pestañas es sencillo, basta con tomar un trozo de algodón humedecido con desmaquillante hasta que éstas estén lo suficientemente mojadas, de esta manera, se podrán despegar poco a poco con un pequeño tirón.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.