Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Baño
Baño
ingimage

El doctor Martin Blaser, microbiólogo, académico de la Universidad de Nueva York y autor del libro 'Missing Microbes' (Microbios perdidos), plantea que el baño excesivo no es tan saludable como se cree y, por el contrario, puede hacer que las personas se vuelvan más vulnerables.

"Nuestra piel está llena de bacterias y muchas de estas son buenas para nosotros, así que si nos bañamos demasiado puede que perdamos algunas de las bacterias buenas", explicó Blaser, en entrevista con Voces RCN.

Lea también: Desinfectantes de manos no reemplazan el agua y el jabón

Esto, sin embargo, no quiere decir que haya que descuidar ciertas prácticas de aseo: "Es muy importante lavarse las manos después de ir al baño y (...) antes de comer", indicó el académico, y resaltó que lo mejor es usar solo jabón y agua, no geles antibacteriales ni desinfectantes de manos.

"No hay evidencia de que (los geles antibacteriales) sean mejores. Me preocupa que estén removiendo las bacterias buenas", añadió Blaser.

Respecto a las razones por las que se justifica tomar una ducha, esto depende de "lo que estemos haciendo y cómo esté el clima": "A veces nos tomamos una ducha solo para refrescarnos, porque hace mucho calor".

Por eso, según Blaser, la pregunta debería ser: "¿Qué tanto jabón deberíamos usar y deberíamos usar jabón antibacterial? Estoy en contra del jabó antibacterial".

¿Y por qué está en contra? Como ya él mismo lo había explicado, porque puede acabar con las bacterias buenas que ayudan a contener a las bacterias nocivas: "Tal vez estemos haciendo que nuestra piel sea más susceptible a organismos invasivos".

Audio

Martin Blaser

0:27 5:25

El título completo del libro de Blaser es: 'Missing Microbes: Cómo el uso excesivo de antibióticos está impulsando nuestras plagas modernas'.

En esa investigación, cuestiona precisamente el uso excesivo de antibióticos, sobre todo en la primera infancia, lo que hace que las personas se vuelvan más susceptibles a lo que él llama "plagas modernas: la obesidad, el asma, las alergias, la diabetes y algunos tipos de cáncer", como reseña su página web.

Por sus investigaciones, la revista 'Time' lo incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo en 2015.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.