Cargando contenido

Los expertos recomiendan que los niños los consuman como máximo una vez a la semana.

Dulces especiales para halloween
Dulces especiales para halloween
Ingimage (Referencia)

El 31 octubre es una de las fechas más esperadas del año por los niños en muchos países del mundo, pero uno de los meses más aterradores para los padres por el alto consumo de dulce en los pequeños.

Desde cortas edades se asocia el mes de halloween con disfraces y salir a las calles o zonas sociales en compañía de los adultos, para luego de la corta jornada regresar a casa con los caramelos recolectados.

Después de percatarse de la cantidad exagerada reunida, los padres entran en una crisis por no saber cómo manejar o contralar adecuadamente la ingesta de golosinas en sus hijos; en este punto se cuestionan ¿cómo se puede controlar el consumo de dulces durante estas fechas en los niños? ¿cuál es la cantidad recomendada para el consumo de dulces en un pequeño? o ¿por qué alimentos se pueden reemplazar los dulces o golosinas? 

Sandra Pérez, nutricionista de Bodytech, afirma que “el alto consumo de dulces en un niño puede ocasionar sobrepeso, obesidad o diabetes a muy corta edad por el alto contenido de azucares refinados, aditivos, grasas saturadas y trans”.

Vea también: El terrorífico disfraz de una niña que es sensación en Instagram

La especialista afirma que "si lo que desea es controlar la ingesta de dulces, es importante que después de esta fecha pacte con sus hijos una cantidad de golosinas por semana y un día concreto. Además, inculque desde muy corta edad los hábitos de alimentación saludable y no califique las golosinas con palabras como: malo, dañino, premio o prohibido".

La especialista sostiene que existen alimentos, como las zanahorias, que se pueden consumir solos, con yogurt, en ensaladas, tortas o jugos que ayudan a disminuir la ansiedad por el dulce, que normalmente se presenta después de las comidas. 

Existen alimentos saludables como las frutas, uvas pasas, palomitas de maíz, frutos secos, chocolate oscuro, gelatinas elaboradas con leche, pudines, tortas caseras (naranja, amapola y banano), arroz con leche, entre otros, que aportan calorías saludables y el azúcar que el cuerpo necesita.

“Tenga en cuenta que desde los cuatro años el niño no debe consumir más de 25 gramos de azúcar al día. Una manera de conseguir que no tomen más de esa cantidad es que tengan siempre una alimentación controlada, sana y equilibrada”, complementa Pérez.

De interés: Los cuidados que debe tener si va a disfrazar a su mascota en Halloween

Todo depende de los hábitos de alimentación inculcados por los padres. La comunicación y la moderación en su consumo es importante, pero si lo que usted quiere es que su hijo tenga un estilo de vida saludable y goce de buena salud, incluya en su dieta el azúcar que está presente en alimentos más saludables o naturales y evite la variedad de golosinas presentes en la industria.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido