Cargando contenido

Los números en Colombia en torno a este problema de salud generan un llamado urgente a la atención y prevención.

Un joven sufriendo de depresión
Un joven sufriendo de depresión
Colprensa (Referencia)

En algunos casos, la depresión ha sido subestimada como padecimiento y hasta excluida en la sociedad como una enfermedad real. Sin embargo, los datos a nivel mundial además de los crecientes casos de suicidio asociados a este trastorno, han encendido las alarmas en los últimos tiempos y generado iniciativas enfocadas a la atención y prevención.

Según datos de Medicina Legal, para el caso de Colombia 2.464 personas se suicidaron en 2018, 267 menores de edad. Además, se estima que la edad promedio con más casos ronda los 20 a 24 años. Adicionalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que 300 millones de personas sufren de depresión en todo el mundo.

"Alrededor del 70% de los actos suicidas son antecedidos de trastornos depresivos, de igual manera, este problema es el principal origen -a nivel mundial- de discapacidad y contribuye en un alto porcentaje a la carga de morbilidad global", señala al respecto el experto Demis Certuche, psicólogo de la Fundación Universitaria San Martín.

Vea tambiénTenga mucho cuidado con la enfermedad renal crónica

Certuche señala además que aunque de manera cotidiana se habla de la depresión como un estado de ánimo recurrente entre la población general, hay signos muy específicos que sacan de esa categoría un trastorno que puede darse con cuadros complejos de tristeza o melancolía, que deben ser diagnosticados. En niveles superiores, la tristeza puede llegar con mayor sensación de pérdida de control o gran dificultad para motivarse.

Vale la pena enumerar algunos cuadros depresivos asociados, que pueden prolongarse por seis meses o más tiempo:

-Sentimiento de culpa.
-Confusión.
-Falta de concentración.
-Falta de memoria.
-Fatiga.
-Problemas de sueño.
-Desorientación.
-Uso de alcohol y drogas.
-Crisis emocional.

En este punto es cuando se debe tener en cuenta el facto preventivo. Aunque se trata de una enfermedad compleja, las personas que presentan algunos de los signos previamente compartidos pueden tomar algunas precauciones para encausar su mal, más ante un contexto de riesgo psicosocial. Las situaciones estresantes en el trabajo, las relaciones de pareja o los problemas familiares son solo algunos ejemplos. Se recomienda buscar ambiente agradables, visitar a profesionales y cambiar los hábitos que puedan estar influyendo de manera directa en el estado de ánimo.

La depresión se puede presentar con distintos rostros. Inicialmente, se puede hablar de un origen biológico o endógeno, o sea de componente genético o factores de orden externo. Su aparición puede ser recurrente y tener relación, en algunos casos, con la época del año.

En otros casos se puede presentar en periodos más largos. En su momento la llamada neurosis depresiva puede ser intensa hasta evolucionar de manera crónica, tras más de dos años, cuyos periodos previos pueden ser asintomáticos. Una asociación puede darse ante crisis que generan sentimientos de incapacidad. Es clave saber manejar los ambientes estresantes a los que algunas personas no pueden adaptarse fácilmente.

Otra presentación del trastorno es la "enmascarada", cuyos síntomas pueden ser orgánicos (somatizaciones) y generar cambios de conducta. Pueden aparecer acompañados con trastornos psicóticos, con tendencia al aislamiento y presencia de quejas cognitivas, es decir infundadas.

En otras noticiasEl primer paso para los colombianos que quieren estudiar en Australia

Todo déjelo en manos de los expertos

No está de más reiterar que ante cualquier padecimiento, más en casos que no se pueden entender con facilidad como es el trastorno de la depresión, el seguimiento por parte de un experto es vital. Son los profesionales de la salud quienes deben realizar los diagnósticos y tratamientos a que haya lugar, en este caso los psicólogos y psiquiatras.

Para estos efectos existen terapias como la cognitiva conductual, la psicoterapia interpersonal, el tratamiento sistémico y la psicodinámica. Dependiendo los casos, se pueden manejar de manera individual o grupal. La gama de medicamentos antidepresivos es amplia y muy específica, así que evite automedicarse pues solo los profesionales conocen los efectos colaterales de los medicamentos, como por ejemplo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos. Finalmente, cabe destacar que los antidepresivos pueden ser eficaces en la depresión moderada o grave, pero no son el tratamiento de elección en los casos leves.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido