Cargando contenido

El pleno siglo XXI, enfermedades de tipo mental parecen más recurrentes debido a la vida vertiginosa que lleva el ser humano.

Una mujer experimenta un ataque de pánico producto del estrés
Ingimage (Referencia)

En el mundo son cada vez más las personas que experimentan trastornos que pueden llevarlas a tener problemas de ansiedad, salud emocional y psíquica que, aunque parecen no representar un peligro real para la salud, pueden escalar a problemas más complicados hasta afectar la salud física.

Es el caso de la fobia, que se deriva, entre otras cosas de todo lo anterior. Sus características abarcan la angustia o el miedo intenso ante diferentes situaciones, cosas, animales, lugares y en casos más complejos es necesario que se trate por un médico experto.

Vea tambiénSeñales claves para identificar a tiempo el acoso escolar

"Manifestaciones somáticas como sudoración excesiva, taquicardia, hipertensión, hiperventilación, dificultad respiratoria, opresión en el pecho, calambres musculares y sonrojo" son síntomas comunes que pueden experimentar las personas con alguna fobia, según establece Juan Carlos Pinilla, médico psiquiatra adscrito a Colsanitas.

Estímulos o experiencias específicas pueden producir un miedo que puede ser irracional, persistente, exagerado o patológico, que lleva a la persona a evitar el estímulo al que teme. Por esta razón es importante identificar, conocer los tipos y causas de las fobias, además de cómo tratarlas.

Una persona experimenta un cuadro de ansiedad y estrés debido a su carga laboral
Ingimage (Referencia)

Lo primero es identificar la fobia. Son diversas las situaciones que las generan. Los síntomas comunes llevan a la persona a sentir miedo, ansiedad, angustia, dificultad para respirar, contracción de los músculos, además de subidas y bajadas de presión.

Los tipos de fobias son diversos y según los escenarios pueden tener su origen en un objeto, animal, situación particular o experiencia. Es importante además conocer dos contextos en los que la fobia se puede presentar y en los que hay que prestar especial atención.

Uno tiene que ver con una situación duradera. Es una fobia en la que el miedo, la ansiedad o la evitación suelen permanecer presentes por un tiempo mínimo de seis meses, alterando el sistema central nervioso. Ese miedo que siente la persona puede llegar a interferir en la vida diaria en campos como el laboral, académico, social y provocar un malestar clínico de importancia.

De interés¿Hipertensión arterial? Recomendaciones para controlarla

Por otra parte está la fobia social. Se trata de un temor directo relacionado a objetos o situaciones amenazantes, sin que esto afecte la salud. Es una fobia con categorías como el miedo a los animales, la naturaleza, el ambiente, la sangre, las inyecciones, la altura, lesiones u otro temor específico. Se estima que 2 a 3 por ciento de la población tiene este tipo de fobia.

¿Por qué se da una fobia? Factores genéticos, ambientales, biológicos además de experiencias personales pueden llevar a desencadenar una fobia. En el plano de la familia, se ha demostrado que dos tercios a tres cuartos de personas tiene al menos un familiar de primer grado con un temor específico igual al suyo.

Las fobias pueden desencadenarse desde las edades de los 5 a 9 años, y son específicas como el temor a la sangre las inyecciones o las heridas; fobias de tipo situacional aparecen desde los 20 años de edad.

¿Cómo tratarla? Tras determinar el tipo de fobia, edad y contexto del paciente, los tratamientos pueden abarcar la psicoterapia, farmacoterapia o el uso de otras terapias como la hipnosis, terapia de apoyo o familiar. En fobias específicas, se puede proceder a terapia de exposición, de tipo conductual.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido