Imagen referencial // Foto: Ingimage

Por: Carlos Brand Las autoridades mundiales de salud consideran al uso innecesario de antibióticos un problema de orden global: la Resistencia Anti-Microbiana (AMR por sus siglas en inglés), es uno de los mayores problemas de salud pública contemporánea. Según Ángela Caro, presidenta de la Asociación Colombiana de Farmacovigilancia en Colombia no hay datos confiables sobre el verdadero riesgo que tiene la población por la autoprescripción. En el mundo, las estimaciones más alarmantes, citadas por Jesús Silva, jefe del Grupo de Resistencia Bacteriana del Instituto Nacional de Salud Pública de México, indican que en 2050 las bacterias resistentes a los antibióticos matarán anualmente a 10 millones de personas, 2 millones más que el cáncer. Las muertes por las llamadas superbacterias se detectan frecuentemente en las Unidades de Cuidado Intensivo, cuando las infecciones más fuertes, propias de entornos hospitalarios resisten uno a uno el arsenal de antibióticos Sandra Quirón Vargas, Directora de Epidemiología del Ministerio de Protección Social indicó que para 2016 se lograron establecer 2 mil 362 muertes de pacientes por infecciones asociadas a dispositivos. En 61 muertes se comprobó sin lugar a dudas que fallecieron por cuenta de bacterias resistentes. Esas cifras hablan de las muertes por bacterias en circunstancias muy específicas, pero biológicamente cómo una bacteria a convertirse en una superbacteria mortal y cómo pasa del cuerpo de una persona a una Unidad de Cuidado Intensivo de un hospital. Responde Ángela Caro, quien además es Epidemiologa. La lucha contra este fenómeno tiene varios componentes, que pasan por los protocolos de salubridad en los hospitales pero también por la responsabilidad de las personas en el uso indiscriminado de antibióticos, quienes se los autoprescriben por cualquier causa generando la resistencia de bacterias que ya habían sido controladas. Edison Parra es especialista de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Red Sur en Bogotá. él asegura que afecciones provocadas por bacterias de fácil manejo se están haciendo cada vez más difíciles. De acuerdo con un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), bacterias como Acinetobacter yPseudomonas,han adquirido resistencia a un elevado número de antibióticos de tercera generación, considerados los mejores antibióticos disponibles para tratar las denominadas “bacterias multirresistentes”. Muchas de las personas que se automedican en su casa antibióticos estarían potencialmente creando las condiciones para una bacteria inmune a los tratamientos convencionales, que podría finalmente quitarle la vida a otros seres humanos.