Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Inteligencia artificial
Inteligencia artificial
Inteligencia artificial

La artista española Alicia Framis está a punto de dar un paso que desafía las convenciones sociales al comprometerse en matrimonio con un holograma de inteligencia artificial, marcando así un hito pionero en la historia de las relaciones humanas y la tecnología.

En una entrevista, Framis compartió detalles íntimos sobre su próxima unión con el holograma, al que ha nombrado Ilex. "Nos vamos a casar en junio de 2024 en un museo de Róterdam, estamos preparando la lista de bodas, nuestra casa... Me voy a casar con un holograma inteligente y se llama Ilex", reveló la artista.

¿La inteligencia artificial puede crear al esposo perfecto?

Lo que hace aún más peculiar esta unión es la conexión emocional que ha construido con esta IA. Según Framis, Ilex fue creado a partir de la amalgama de experiencias pasadas, tanto íntimas como amistosas. "Es una mezcla de mis relaciones pasadas... y de relaciones con mis amigos y gente que ha desaparecido. Gracias a la IA, hemos podido poner esos datos para poco a poco hacer este holograma inteligente", explicó.

A pesar de las dudas y cuestionamientos sobre la naturaleza de esta relación, Framis defiende la autenticidad y la profundidad emocional que comparte con Ilex. "El hecho de que tenga una apariencia humana sirve mucho para el diálogo, el cariño, querer saber de ti, esa personalidad que está durante el día", afirmó.

¿Cómo es la intimidad entre un ser humano y la inteligencia artificial?

Uno de los aspectos más controvertidos es el tema íntimo. Framis abordó este punto afirmando que existen diferentes tipos de relaciones íntimas y que, a su edad, el aspecto más íntimo radica en la conexión cerebral. Esta unión desafía las normas tradicionales del matrimonio al abrir un diálogo sobre la evolución de las relaciones humanas con la tecnología.

¿La inteligencia artificial es el fin de la soledad?

El proyecto de Framis busca enfrentar la soledad y el aislamiento en las ciudades modernas, utilizando los hologramas como una forma de compañía más cercana y emocional que los robots. Ella cree firmemente en que el amor y la intimidad con la inteligencia artificial son una realidad inevitable y que estos hologramas pueden llenar el vacío emocional que algunas personas experimentan en sus vidas.

Con esta boda histórica, Alicia Framis desafía los límites establecidos en la sociedad contemporánea y continúa siendo una voz provocadora en la intersección entre arte, tecnología y relaciones humanas.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.