Twitter @Nasa



Dos astronautas estadounidenses realizaron una expedición afuera de la Estación Espacial Internacional para comenzar una nueva ronda de reparaciones del envejecido brazo robótico del puesto en órbita.

La caminata espacial comenzó cuando los ingenieros de vuelo Mark Vande Hei y Scott Tingle cambiaron el sistema de sus trajes espaciales a batería interna, salieron de la cámara de descompresión y se adentraron en el vacío del espacio.

El objetivo de la caminata de seis horas y media es reemplazar una "mano" del brazo robótico de 17 metros fabricado en Canadá, llamado Canadarm2.

El brazo, que se usa para agarrar a las naves de carga entrantes y mover objetos fuera del laboratorio espacial, "ha experimentado cierta degradación de sus cables", dijo la NASA en un comunicado.

Este dispositivo ha sido una pieza clave del equipo del puesto orbital durante 17 años, pero en agosto perdió su capacidad para agarrar con eficacia.

En octubre de 2017, los astronautas de la NASA completaron tres caminatas espaciales para reparar el brazo robótico y reemplazar las cámaras necesarias para tener una buena vista de las naves de carga que se aproximan.

La salida del martes fue la primera caminata espacial para Tingle y la tercera para Vande Hei.

Se planea otra caminata espacial para el 29 de enero, que incluye a Vande Hei y al ingeniero de vuelo Norishige Kanai, de la Agencia de Exploración

AFP