La Agencia Europea para los sistemas de navegación global por satélite (GSA) ha lanzado el proyecto Escape, cuyo objetivo es adaptar los servicios ofrecidos por Galileo, el sistema europeo de navegación por satélite, en el campo de la conducción autónoma. Un consorcio de seis empresas europeas, liderado por la española Ficosa, lidera esta iniciativa cuyo objetivo es desarrollar hasta 2019 "un innovador motor de posicionamiento", informó hoy esa compañía en un comunicado desde Praga, donde GSA tiene su sede. La idea es que ese motor esté "adaptado a las necesidades de seguridad que requieren las aplicaciones de transporte por carretera que impliquen automatización y que puedan poner en peligro a personas y bienes". El proyecto ESCAPE está dotado con 5,4 millones de euros (5,6 millones de dólares) y, además de Ficosa, en él participan la empresa española GMV, las francesas Renault y IFSTTAR, y las italianas STMicroelectronics e Istituto Superiore Mario Boella. Ese motor incluirá un receptor de circuito integrado auxiliar "GPS + Galileo" de gran consumo con capacidad multi-frecuencia adaptado para el sector del automóvil. En esta tecnología, según el comunicado, es crítico el "alto grado de fusión de datos con diferentes sensores de vehículos y la explotación de diferenciales tecnológicos", para establecer el posicionamiento en un lugar preciso. También es clave facilitar una "capa de integridad" para evaluar el grado de confianza que se puede asociar a la información de posición proporcionada por el dispositivo. El proyecto se financia con el programa Elementos Fundamentales de GSA, que está orientado al desarrollo de circuitos integrados auxiliares, receptores y antenas. Por: EFE