Cargando contenido

Foto referencial de Ingimage


Por: Cindy Ariza y Javier Jules


En Colombia limpiar el nombre en Internet, puede costar alrededor de 5 millones de pesos. Firmas de abogados ofrecen este servicio cuyos resultados se pueden ver en un término no mayor a 5 meses.


El derecho al buen nombre es uno de los más vulnerables especialmente cuando se trata del manejo de información a través de internet y las redes sociales. Sin embargo y de acuerdo con el abogado Camilo Abarrán, no es el único que se ve afectado, como producto de una mala información.


preload="none" controls="controls">

“Realmente uno no se lo espera y por alguna circunstancia uno termina en la red y eso afecta considerablemente los derechos fundamentales de las personas porque cuando la acusación es real pues se tiene el derecho a la información, pero cuando es producto de un invento o es ficticia el problema viene para esa persona porque después para buscar trabajo, digamos que el derecho al buen nombre es el primero que colisiona, pero la verdad es que absolutamente todos los derechos terminan afectados por nuestra presencia en la web“, indica Albarrán.


Por esa razón cuando una persona ve que su nombre en Internet está vinculado con un hecho delictivo o que no corresponde a la verdad, puede pedir la protección de sus derechos.


“Primero se hace una solicitud directa tanto a la fuente de la información como al buscador, ellos evalúan, dan una respuesta y si es negativa, el procedimiento simplemente es ir a un juez de tutela“, agrega el abogado.


Sin embargo el intentar recuperar el buen nombre cuando este ha sido afectado en Internet puede resultar costoso. Inicialmente el interponer un derecho de petición para que se cambie la información publicada cuesta dos salarios mínimos. Si no hay aceptación de los hechos, la argumentación en la acción de tutela posterior asciende a 5 salarios mínimos. En total el proceso supera los 5 millones de pesos.


“Básicamente la gente que viene acá es porque realmente tiene un problema y el problema parte de una injuria o en algunos casos parte de una noticia que es real pero le falta cierta precisión, esto le puede pasar a cualquier persona“, puntualiza Albarrán.


En Colombia, la Corte Constitucional a través de la sentencia T167 de 2015, ampara el derecho al Habeas Data. Por ser un pronunciamiento reciente las personas aún desconocen la posibilidad legal que tienen de pedir la protección al buen nombre y borrar todos los registros que en Internet los afectan. Algunas firmas de abogados se especializan en este tema en el país. Un proceso de estas características puede tardar entre dos y cinco meses en resolverse.


Pérdidas millonarias


Carlos Palacio es el gerente de una empresa dedicada a obtener biocombustibles a partir de plantas como la higuerilla. Hace 8 días, y después de permanecer 2 años, fue sacado de la denominada lista Clinton. Dice que su buen nombre y el de su empresa se vieron afectados en Internet.


“En todo el tiempo que llevábamos, en 8 años de trabajo, no habíamos logrado que la página, o que nuestro nombre apareciera en más de 50 sitios web, y aparecimos en la lista Clinton y ahí si al instante nos veían en más de 100 mil sitios, nosotros exportábamos semilla a Panamá y a Costa Rica, estábamos haciendo una negociación para exportar a Venezuela y a Ecuador y todo desapareció“, indicó.


Después de tener que demostrar que no estaba involucrado con negocios ilícitos, Carlos Palacio, fue citado a la Embajada de Estados Unidos en donde reconocieron haber cometido un error. Ni su empresa ni su nombre están en la lista Clinton. Sin embargo en algunos sitios web todavía aparecen señalados.


“Yo voy a la embajada norteamericana, hay un investigador de la Oficina del Departamento del Tesoro, el agregado militar, tengo atendido que fue la persona que nos atendió, expongo mi caso y me dicen hombre si es un fenómeno que se da, un daño colateral, nosotros tratamos de que esto se dé lo menos posible, sin embargo se da, por favor envíenos estoy documentos y así nos retiran de la lista Clinton“, puntualiza el empresario tras destacar que las pérdidas que debieron afrontar durante los dos años que permanecieron en esta condición ascendió a 10 mil millones de pesos.


En Colombia es usual injuriar y calumniar a través de redes sociales


El coronel Freddy Bautista, Jefe de la Unidad Contra Delitos Informáticos de la Policía, señaló que en Colombia es muy frecuente encontrar casos de difamación, injuria, calumnia y agresión especialmente por redes sociales en hechos que sobrepasan la libertad de expresión y causan afectaciones al buen nombre y a la seguridad de las personas.


“Cuando se señalan imputaciones de carácter deshonroso podrían convertirse claramente en injurias o cuando hay señalamientos sobre la comisión de un delito en contra de una persona claramente podrían enmarcarse en una calumnia y las redes sociales o correos electrónicos vienen siendo utilizadas para este tipo de difamaciones“, indicó el coronel Bautista.


Los expertos de la Dijín han adelantado investigaciones que diariamente arrojan resultados muchos de los cuales terminan en capturas y encarcelamiento.


“Cuando la información que se utiliza se transforma para afectar el buen nombre de la persona, para hacerle perder a la persona el control de sus datos o para replicar un mensaje que contenga información personal, una fotografía sin la autorización del titular de ese dato o alguna información que se catalogue como información privada la ley también contempla el delito de violación de datos personales“ puntualizó el oficial.