Foto: Ingimage

Por Javier Jules A través de un Código de Ética internacional para hackers, los piratas informáticos estarían buscando regular, dentro de la legalidad, sus actividades en el mundo de la seguridad digital. A mediados de marzo Ezequiel Henao fue víctima de un ataque informático. Su portal, encargado de difundir noticias en el norte del Cauca, fue vulnerado y su contenido cambiado por ciberdelincuentes. Henao explicó que “ellos se adueñan de la página y colocan un letrero ahí, no recuerdo en este momento el nombre del hacker pero colocan una calavera y colocan el mensaje ofensivo y se adueñan de la pagina”. El diccionario de la Real Academia de la lengua, define Hacker como una persona que haciendo uso de sus conocimientos ingresa de forma ilegal a los sistemas de seguridad digital. Cecilia Pastorino, investigadora de ESET en Latinoamérica, controvierte la definición al explicar que no siempre un hacker ejecuta actividades al margen de la ley, pues “si yo voy a hacer por ejemplo un test de seguridad para una empresa, le tengo que pedir autorización a la empresa para ingresar y vulnerar sus sistemas y la empresa me tiene que dar la autorización, en este caso no es ilegal”, destaca tras asegurar que “si una persona lo hace sin autorización es ilegal por más que la causa la considere o tenga el fin que tenga”, destaca. Diego Espitia desde hace varios años es un hacker y explica cuál es su función al encargarse de la seguridad telefónica en Movistar. “Uso todo el conocimiento y la práctica que he adquirido en redes o en aplicaciones o en desarrollos web para detectar vulnerabilidades o malas configuraciones, posibles puntos de ataque y generar informes para que las empresas puedan solucionarlo”, indica. En el mundo de la ciberseguridad se conoce a los hackers de Sombrero Negro o de Sombrero blanco, dependiendo de las intenciones de sus actividades. “Habitualmente el hacker de sombrero negro es conocido como el cibercriminal o el cracker y el de sombrero blanco es el hacker”, destaca Pastorino al revelar que “en la comunidad de seguridad informática es realmente un honor ser considerado un hacker es una persona que tiene muchos conocimientos pero no necesariamente los utiliza para el mal”. Ezequiel Henao cree que un hacker de sombrero negro fue el que atacó su página como consecuencia de las denuncias hechas sobre corrupción pues “ya durante este 2017 hemos recibido ataques a nuestra página web dos veces, nos han sacado la página de la red”, agrega. Los hackers han decidido optar por ejercer sus actividades dentro de la legalidad. Un código de ética para evitar que se siga fortaleciendo el cibercrimen. “Se puede hacer lo que es la Certificación de Ethical Hacking, que es una certificación internacional para hacer pruebas y test de seguridad”, puntualizó Cecilia Pastorino. Alrededor de 500 mil ataques informáticos son reportados a diario en todo el mundo. Con el código de ética internacional los hackers esperan disminuir el número de afectaciones para la seguridad digital en un mundo en el que, según los expertos, cada día se depende más de la tecnología.