Como parte de su estrategia para mitigar que más usuarios desistan de la marca, la compañía surcoreana Samsung, lanzaría el próximo año una nueva phablet Galaxy Note 8.

Un comunicado del que se habla en medios europeos, asegura que el próximo año las personas que adquirieron un Galaxy Note 7, tendrán la posibilidad de adquirir un Note 8 o bien, asegurar un Samsung S8.

El programa de actualización daría la opción de pagar la mitad de alguno de los nuevos smartphones antes de su lanzamiento que se espera sea en el año 2017.

A raíz de la crisis de los Note 7 con casos de combustión, se había especulado que esa serie podría desaparecer, pero al referirse a un supuesto Note 8 quedaría claro que esta línea continuaría.

En los últimos días han aumentado las campañas por parte de Samsung para comercializar la serie S, esto para poder tapar los huecos en ventas que podría dejar  el fiasco de los Note 7.