Cargando contenido

La red social está saltándose sus propias normas.

Facebook
Facebook financia proyecto piloto para luchar contra el uso de redes sociales con fines terroristas.
Foto: AFP

La red social más popular del mundo ha quebrantado sus propias reglas, pero por una buena causa. Por medio de un proyecto piloto busca luchar contra los extremistas islámicos. 

Facebook está experimentando con la creación de perfiles falsos para 'desradicalizar' a extremistas islámicos que reclutan no solo musulmanes, sino también personas de otras religiones por medio de las redes sociales. A través de sus sistema de mensajería, la red social intenta hacer cambiar de opinión a los extremistas. 

Es de resaltar que el Estado Islámico ha sabido aprovechar bastante bien esta era de la teconología y las redes sociales, consiguiendo un gran número de adeptos a causa de la difusión de propaganda extremista, casi como una campaña de marketing. 

El uso de internet con fines terroristas ha alertado al mundo especialmente a La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) que ha descrito esta problemática como  "Internet hace que resulte fácil para una persona comunicarse con relativo anonimato, rapidez y eficacia, a través de las fronteras, con un público casi ilimitado". Agregan además, que han clasificado en seis categorías los medios empleados para el uso de Internet con fines terroristas. 

"Este enfoque ha dado lugar a la clasificación de seis categorías: la propaganda (incluidos el reclutamiento, la radicalización y la incitación al terrorismo); la financiación; el adiestramiento; la planificación (tanto por medio de comunicaciones secretas, como mediante la información de dominio público); la ejecución; y los ataques cibernéticos". 

De este modo, Facebook, de acuerdo a la información recogida por la BBC, intenta darle de la misma medicina a los extremistas. Identificaron y contactaron por medio de perfiles falsos a cientos de personas que compartieron contenido extremista islámico en sus redes sociales, iniciaron conversaciones con ellas con el fin de hacerles cambiar de parecer frente a su fundamentalismo.  

Las personas detrás de las cuentas falsas de Facebook son terapeutas, sobrevivientes del terrorismo y exintegrantes de grupos radicales. 

Pese a que algunas personas sienten amenazada su privacidad. En diálogo con la BBC, el Instituto para el Diálogo Estratégico que hizo parte del proyecto, mencionó que hicieron uso de un software con el cual escanearon páginas de Facebook y perfiles de grupos y personas radicales. Posteriormente buscaron en cada uno de ellos lenguaje violento, incitación al terrorismo y propaganda extremista. 

Según esta institución, 76 de las 569 personas contactadas, intercambiaron cinco o más mensajes. De esas 76 personas, ocho personas manifestaron cierto cambio positivo.

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido