Imagen referencial // Foto: Ingimage



El lanzamiento el domingo de un satélite secreto del gobierno de Estados Unidos se desarrolló normalmente, afirmó el martes la compañía SpaceX, luego de que la prensa informara que el aparato se había perdido.

"Después de examinar todos los datos de vuelo hasta la fecha, el cohete lanzador Falcon 9 realizó correctamente todas las maniobras el domingo por la noche. Si después de un análisis adicional, nosotros o terceros descubrimos que no es así, lo haremos saber de inmediato", dijo Gwynne Shotwell, directora general de SpaceX, en un comunicado.

"Las informaciones publicadas contrarias a esta declaración son categóricamente inexactas", insistió, y agregó que debido a "la naturaleza secreta de la carga, SpaceX no puede decir más".

Citando fuentes gubernamentales e industriales no identificadas, el Wall Street Journal escribió el martes que el satélite Zuma, construido por el fabricante estadounidense Northrop Grumman, no había alcanzado la órbita prevista porque no se separó correctamente de la etapa superior del cohete y cayó de nuevo a la atmósfera.

Según el diario, los miembros del Senado y la Cámara de Representantes fueron informados de la pérdida de este aparato de "miles de millones de dólares".

(Le puede interesar también: Dos colombianos participarán en el proyecto de exploración a Marte)


Según Shotwell, "dado que la revisión de los datos del lanzamiento no arroja hasta este momento ningún problema de concepción ni de funcionamiento, como tampoco la necesidad de realizar cambios, no prevemos ningún efecto en el calendario de nuestros lanzamientos".

Veinticuatro horas después del lanzamiento desde Cabo Cañaveral, Florida, el Comando Estratégico del Pentágono -que rastrea todos los satélites comerciales, científicos y de seguridad nacional, así como los desechos orbitales- no había actualizado su catálogo con Zuma.

"No tenemos nada que agregar al catálogo de satélites en este momento", escribió el capitán de marina Brook DeWalt, portavoz del comando, en un correo electrónico a un medio estadounidense.

SpaceX señaló también el martes que los preparativos del primer vuelo de su lanzador super pesado, Falcon Heavy, hacia finales de enero desde Cabo Cañaveral continuaban normalmente.

Equipado con 27 motores que producen más fuerza que 18 Boeing 747, será el cohete más potente del mundo y se utilizará para misiones a la Luna y Marte.

El lanzamiento de Zuma el domingo fue el primero para el grupo de Elon Musk en 2018, después de un récord de 18 en 2017. Se prevé que el aparato acelere el ritmo en un 50% este año, con 25 a 30 misiones.

Por AFP