El próximo 1 de enero del 2019 las empresas colombianas, según la Dian, deben haber adoptado la facturación electrónica, es decir migrar del papel a lo digital. Sin embargo, un estudio reveló que solo el 3% de las compañías lo han hecho.

Seres una de las compañías que administra este cambio en el país, indicó que el estudio se realizó con una muestra de 900 empresas de los sectores de telecomunicaciones, productos y servicios, agropecuario, textil, calzado, tecnológicos, portuario y petrolero, entre otros.

Las zonas más concentradas del país son Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca y Bogotá.

Sin embargo, en el año 2017 se pudo identificar que el volumen total de facturas electrónicas ascendió a 536.000 documentos y el valor bruto de las ventas con esta modalidad superó los $7.02 billones.

Por otra parte, el 10% de las compañías consultadas pertenecen al sector de pequeñas empresas y el resultado fue que nadie utiliza la factura electrónica. Mientras que un 36% corresponde al universo de medianas empresas, resultando que en un 2% operaban con el intercambio electrónico de documentos y el 90% aún estaban con el método tradicional.

De otro lado, el 54% corresponde a las grandes empresas del país donde hay más avances, pues 4% emiten y reciben facturas electrónicas, mientras que el 80% se mantienen con la vieja modalidad.

Actualmente la Dian ha logrado sensibilizar a 7.379 empresarios y profesionales de las áreas contables de las diferentes compañías y se han capacitado más de 2.000 funcionarios en el país sobre este tema.