La plataforma tecnológica Uber asegura que está indignada con la Superintendencia de Puertos y Transporte por no tenerlos en cuenta en la investigación sobre su ilegalidad en el país.

La dirección de esta compañía en Colombia dijo que no se les indagó en el proceso y que el Superintendente delegado emitió una orden para inmovilizar los vehículos que trabajen con Uber.

"Esta Superintendencia, además, omitió la indagación preliminar que se realiza antes de cualquier proceso sancionatorio y formuló un pliego de cargos sin una investigación previa", escribieron en un comunicado.

De esta manera, denunciaron una vez más que continúan las persecuciones por parte del Gobierno a los usuarios y los conductores de Uber.